Despliega el menú
Opinión

en nombre propio

Vacunas

Por
  • Vicente Pinilla
OPINIÓNACTUALIZADA 08/01/2021 A LAS 01:00
El gran reto es que todos los países consigan recibir suficientes vacunas anticovid-19 para detener su transmisión.
'Vacunas'
Adobe Stock

En 1796, Jenner introdujo la primera vacuna contra la viruela. La OMS declaró erradicada esta enfermedad en 1980. Jenner, Pasteur y los miles de científicos que en los últimos 225 años han desarrollado vacunas han salvado miles de millones de vidas. En este periodo la mortalidad humana se ha reducido brutalmente. Primero fueron mejoras en alimentación, luego innovaciones en la higiene, tratamiento de aguas y otros cambios sociales.Desde comienzos del siglo XX han sido los avances en la medicina y la farmacia los principales contribuyentes a esta caída de la mortalidad. Entre ellos destaca la inmunización preventiva que proporciona la vacunación. Su bajo coste, su carácter masivo, sus bajos riesgos y su eficacia le aseguran un lugar de honor en la lucha por la salud.

En los tiempos sombríos que vivimos las vacunas frente a la covid-19 vienen a nuestro rescate y son la esperanza más certera de que podamos recuperar una vida que anhelamos. La vacunación masiva de la población mundial en un corto espacio de tiempo plantea retos gigantescos. La ciencia, con una inversión cuantiosísima de recursos, está superando el primero de ellos, la propia disposición de una vacuna eficaz. Hay un gran reto también en la esfera de la producción y distribución de las vacunas y en la logística de su administración. Además, es crucial que, en todos los países, sus poblaciones, con independencia de sus ingresos, tengan un acceso rápido. La tarea para las empresas implicadas y los gobiernos es enorme, pero los ciudadanos también tenemos que arrimar el hombro.

Etiquetas