Despliega el menú
Opinión

la opinión

Los saharauis siguen esperando

Por
  • Enrique Gómez y Luis Mangrané
OPINIÓNACTUALIZADA 20/11/2020 A LAS 02:00
Saharauis en un acto de protesta en el paso fronterizo de Guerguerat.
Saharauis en un acto de protesta en el paso fronterizo de Guerguerat.
Liam Bachir / Efe

El conflicto del Sahara Occidental esperaba desde 1991 la celebración de un referéndum de autodeterminación, año en que se firmó un alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario.

Todo cambió el pasado 13 de noviembre: Marruecos rompió el alto el fuego al irrumpir su ejército en el paso del Guerguerat, una zona que utiliza para el tránsito de mercancías a Mauritania y el Sahel. El Polisario dio por finalizado el alto el fuego y desde entonces se han sucedido incidentes armados a lo largo del muro de separación. Como dice el proverbio saharaui, «solo quiere la guerra quien no la conoce»; no queremos una guerra abierta que se sabe cómo empieza y nunca cómo acaba. Menos, a las puertas de España, las islas Canarias, que están recibiendo a miles de marroquíes que huyen de un #país en crisis.

La paciencia de los saharauis tenía un límite. Otro dicho saharaui señala: «Si te muerden y no les muerdes, piensan que no tienes dientes». El 8 de noviembre, se conmemoró el décimo aniversario del desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik y en la actualidad diecinueve saharauis permanecen encarcelados por estos hechos, a pesar de que el Comité contra la Tortura de la ONU, Amnistía Internacional y otros organismos denunciaron la falta de garantías con los acusados. Una campaña exige su liberación ante la revisión de sus condenas el 24 de noviembre. En 1975, el Tribunal Internacional de Justicia declaró que el Sahara no tiene vínculos de soberanía con Marruecos y el Tribunal Internacional de Justicia de la Unión Europea anuló los acuerdos de la Unión Europea que pretenden expoliar los recursos naturales saharauis; a pesar de eso, España vende y regala armas a Marruecos.

El ministro Grande-Marlaska, que cuando era juez escribía en sus resoluciones que España es la potencia administradora ‘de iure’, viaja hoy a Marruecos y hará cuantas genuflexiones sean precisas para calmar al rey de Marruecos. El acuerdo de coalición Unidas Podemos-PSOE no establece nada para el Sahara Occidental y la tradicional postura del PSOE, por acción u omisión, se sitúa a favor de Marruecos; resulta evidente una contradicción y tensión al interior del Gobierno, con Unidas Podemos del lado de la legalidad internacional.

Los saharauis sufrieron un intento de genocidio, con bombardeos de napalm del invasor que pretendía su eliminación física como pueblo, lucharon y resistieron y en 1991 confiaron en un alto el fuego supervisado por Naciones Unidas de cara a la organización de un referéndum, hasta la semana pasada. El referéndum es la solución pero las trampas de Marruecos y la reciente violación del alto el fuego por Marruecos han cambiado el guion de las últimas décadas y los enfrentamientos han sacado el conflicto internacional del olvido.

Enrique Gómez es miembro de Um Draiga, Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui en Aragón, y Luis Mangrané, del Observatorio Aragonés para el Sahara Occidental

Etiquetas