Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

La democracia vence al populismo en EE. UU.

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 07/11/2020 A LAS 21:22
U.S. Democratic presidential nominee and former Vice President Joe Biden accompanied by his wife Jill speaks following early results from the 2020 U.S. presidential election in Wilmington, Delaware, U.S., November 4, 2020. REUTERS/Brian Snyder [[[REUTERS VOCENTO]]] USA-ELECTION/BIDEN
El presidente electo Joe Biden
BRIAN SNYDER

Los ciudadanos de Estados Unidos han decidido democráticamente que Joe Biden sea el nuevo presidente del país. El candidato demócrata, tras un agónico escrutinio, ha logrado superar ya los 270 electores necesarios. Su elección abre una nueva época en el devenir de la primera potencia mundial y pone fin a uno de los más controvertidos mandatos de las últimas décadas. Además, obliga a la nueva Administración a frenar la polarización de la sociedad norteamericana y a recuperar el multilateralismo y la cooperación en el escenario internacional, donde EE. UU. sigue siendo la potencia protagonista. Donald Trump ha lanzado una ofensiva en los tribunales para deslegitimar el recuento de votos, pero las urnas han hablado con claridad y limpieza. La democracia estadounidense ha vuelto a demostrar la solidez de sus equilibrios institucionales.

La primera reacción de Biden a su elección es una buena prueba del nuevo espíritu que llega a la política norteamericana: «Seré un presidente para todos los estadounidenses, hayan votado por mí o no», ha asegurado en su mensaje como presidente electo. Aunque Trump ha gobernado durante cuatro años para sus votantes, polarizando al país como nunca antes, el candidato demócrata ha lanzado este mensaje de unidad. Mientras tanto, el aún inquilino de la Casa Blanca, fiel a su estilo marrullero, sigue sin admitir su derrota y ha afirmado en Twitter que Biden «está falsamente proclamándose vencedor». Estados Unidos está ante el desafío de dejar atrás cuanto antes el legado populista del magnate neoyorquino para restañar las heridas de una nación dividida, donde el populismo trumpista cuenta con el respaldo de casi la mitad de los votantes.

Trump se convierte así en el primer presidente que no consigue la reelección en 28 años, desde que George Bush padre fue derrotado por Bill Clinton. El iracundo candidato republicano no solo ha movilizado a los suyos, sino también a un número superior de votantes dispuestos a echarlo por su nacionalpopulismo incendiario y aislacionista. De hecho, Biden es el candidato que más papeletas ha conseguido en la historia del país, con especial peso de las mujeres, los jóvenes y los habitantes de las grandes ciudades. A sus 77 años le esperan grandes retos y cuenta para afrontarlos con el impulso de Kamala Harris, la primera vicepresidenta de Estados Unidos. Sabe que no ha ganado tanto por méritos propios como por los abundantes defectos del contrincante. Pero la mayoría de sus conciudadanos y todas las democracias liberales del mundo esperan con esperanza que esté a la altura del lance. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión