Despliega el menú
Opinión

Opinión

Presentismo

Por
  • Pedro Rújula
ACTUALIZADA 30/08/2020 A LAS 02:00
El Rey Juan Carlos, en una reciente imagen de archivoEUROPA PRESS (Foto de ARCHIVO)17/02/2020 [[[EP]]] [[[HA ARCHIVO]]] El Rey Juan Carlos, en una reciente imagen de archivo
El rey don Juan Carlos en una foto de archivo.EUROPA PRESS (Foto de ARCHIVO)17/02/2020 [[[EP]]] [[[HA ARCHIVO]]] El Rey Juan Carlos, en una reciente imagen de archivo
EP

Durante las últimas semanas, una avalancha de informaciones sobre el Rey emérito han ocupado las primeras páginas de los periódicos. A las noticias sobre sus cuentas en Suiza ha venido a sumarse su salida del país cuando el nivel de la polémica estaba en su punto más alto. Todo ello ha situado a Juan Carlos I en el foco de la opinión pública. Lo curioso es que las voces más críticas han dirigido sus ataques contra el conjunto de la trayectoria del Rey.

Ver enjuiciada toda una biografía en un momento y a través de un hecho me ha recordado el diagnóstico que François Hartog hacía del tiempo actual en su obra ‘Croire en l’histoire’. Decía el historiador francés que la sociedad actual ha contraído la enfermedad del «presentismo», es decir que ha dejado de contemplar el pasado como la referencia intelectual que permite entender el presente en su propia lógica histórica. Es imposible valorar la dimensión pública de una figura como la del rey Juan Carlos sin tener en cuenta el factor tiempo, la trayectoria, los hechos y los contextos en los que desarrolló su actividad. Simplificar la realidad de la vida y del poder, aplastar la trayectoria individual en un instante, olvidar la complejidad de una biografía pública… es dar rienda suelta al ansia inquisitorial bloqueando la posibilidad de comprender nuestro pasado. Tal vez sea un buen momento para devolver la dimensión temporal a nuestro presente, vacunarla contra el «presentismo» y escuchar a los historiadores.

Pedro Rújula es profesor de Historia contemporánea (Unizar)

Etiquetas