Despliega el menú
Opinión

Opinión

Impulso a la telemedicina

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 30/06/2020 A LAS 02:00
Sira Repollés
Sira Repollés
HA

El decidido impulso que el Gobierno de Aragón quiere dar a las consultas telemáticas, que llegaron impuestas por la crisis del coronavirus, está concretándose ya en la compra para los centros de Atención Primaria y Especializada de nuevos dispositivos para mantener la actividad con plataformas seguras, que garanticen la confidencialidad de los pacientes y que no mermen la calidad de la asistencia. Las consultas no presenciales, a través de medios telemáticos, pueden ser un procedimiento complementario muy útil en el cuidado de la salud. No obstante, no pueden sustituir totalmente a la relación directa entre el médico y el paciente

El Servicio Aragonés de Salud ha adjudicado un contrato de emergencia para el suministro de 325 equipos para videoconsultas. La telemedicina se extenderá así a las 123 zonas básicas de salud de todo el territorio y a 237 servicios de Atención Especializada con consulta externa. Estos dispositivos permitirán realizar videollamadas con pacientes, pero también facilitarán videoconferencias para reuniones de gestión, formación o interconsultas de sesiones clínicas. Sea como fuere, las administraciones tienen que garantizar que este nuevo sistema es seguro, eficaz y confidencial. 

Durante la fase más grave de la pandemia de la covid-19 se ha mantenido la atención sanitaria básica a través del teléfono. Las consultas no presenciales están resultando útiles en el seguimiento de enfermos crónicos, sobre todo para los que tienen más dificultad en acudir al ambulatorio, así como para notificar y valorar resultados de ciertas pruebas complementarias. No obstante, el propio Código de Deontología Médica, aun reconociendo la utilidad de la telemedicina, advierte que esta clase de comunicación no puede ser el procedimiento exclusivo, sino un medio complementario en la relación entre el paciente y el equipo de salud.

Etiquetas