Despliega el menú
Opinión

Opinión

Prevenir para avanzar

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 24/06/2020 A LAS 02:00
El Gobierno de Aragón señala que se trata de once casos positivos, todos ellos relacionados con empresas hortofrutícolas.
El Gobierno de Aragón señala que se trata de once casos positivos, todos ellos relacionados con empresas hortofrutícolas.

La comarca Bajo Aragón-Caspe también retrocede a la fase 2 debido a los brotes de coronavirus que han surgido en la zona. Se convierte así en la cuarta comarca aragonesa que da un paso atrás en la desescalada junto a las del Bajo Cinca, Cinca Medio y La Litera. Las Administraciones aragonesas están reaccionando de forma contundente y el Gobierno del país ha advertido que «utilizará todos los medios normativos a su alcance» si la situación se descontrola. No obstante, es imprescindible que también todos los ciudadanos actúen con la máxima responsabilidad. Sería una inaceptable temeridad bajar la guardia y desdeñar las normas de prevención obligatorias.

España y los demás Estados europeos parecen haber controlado la primera oleada de la pandemia e intentan recobrar la normalidad para tratar de minimizar la catástrofe económica. Pero en los últimos días se están disparando las alarmas por la aparición de nuevos brotes y el temor a una segunda oleada de contagios que obligaría a volver a imponer restricciones o, incluso, a tener que confinar de nuevo a parte de la población. Alemania, por ejemplo, ha cerrado bares, museos y gimnasios en un territorio donde viven 360.000 personas para luchar contra un brote con 1.500 afectados en una empresa cárnica. Mientras tanto, en otras partes del planeta el virus sigue expandiéndose rápida y letalmente. En este escenario de alta vulnerabilidad se hace imprescindible extremar la vigilancia epidemiológica y, cuando surja un caso, aplicar acciones de choque tajantes.

Es lógico que los países quieran recuperar un modo de vida parecido al de antes de la covid-19, pero debe hacerse teniendo siempre presente que es obligatorio mantener una vigilancia extrema y cumplir las medidas de distancia e higiene personal. Un rebrote masivo, que obligara a nuevos confinamientos, tendría un impacto económico y psicológico inasumible.

Etiquetas