Despliega el menú
Opinión

Opinión

Un verano sin fiestas ni festivales

ACTUALIZADA 22/05/2020 A LAS 02:00
FESTIVAL VIVE LATINO ( ZARAGOZA ) / CORONAVIRUS / 27/04/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Tareas de desinfección en la plaza del Pilar, donde se promociona el Vive Latino, festival cancelado esta semana.
Oliver Duch

Ya se puede afirmar que este próximo va a ser un verano sin fiestas ni festivales. Nos quedamos sin ellos cuando más sentido tienen. Cuando, tras meses de tristezas y con otros temibles en perspectiva, tanto bien nos puede hacer aquello de disolvernos en el yo colectivo por unos días, para celebrar lo que sea. Y cuando estamos, además, en disposición de valorar la excepcionalidad que da sentido a esas citas: la mayoría hemos bajado el pistón con la reclusión en casa y probado las mieles de otra vida posible, de ritmos y horarios más naturales, más pegada a los afectos, más contemplativa; que en algo se aproxima a la habitual unas décadas atrás, cuando la noche no estaba siempre abierta y las grandes ocasiones para desfogarse llegaban una vez al año, en el tiempo de festejar el patrón.

En Aragón, solamente entre los más grandes, han caído ya la Vaquilla del Ángel o San Lorenzo, por un lado, o Pirineos Sur y Vive Latino, por otro. Y con ellos, las fiestas de las ciudades más pequeñas y pueblos, así como la inmensa mayoría de sus versiones laicas: los festivales musicales, de artes escénicas, los gastronómicos… La cascada de cancelaciones está ya a las puertas del Pilar y, aparte del palo anímico, se van a perder oportunidades de hacer comunidad, de encontrarse y reconocerse, de presentarse ante el mundo también, y, claro, económicas.

Son tiempos muy difíciles para los que viven de la hostelería, los espectáculos, las atracciones de feria, las reses bravas, la pirotecnia… La Diputación de Huesca ha dicho que destinará el presupuesto reservado para el festival Pirineos Sur, que no podrá celebrar su vigesimonovena edición este próximo julio a orillas del embalse de Lanuza, a alimentar otras programaciones culturales en la provincia, adaptadas a los aforos y otros requisitos que marca la pandemia. Van a hacer falta esta y más alternativas para mantener algún reclamo para las visitas, en este próximo verano de turismo de interior, y para no abandonar a todos esos trabajadores. Y también para la higiene mental de la población.

Etiquetas