Despliega el menú
Opinión

Opinión

La hora de la verdad

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 24/03/2020 A LAS 02:00
MINISTRO DE SANIDAD SALVADOR ILLA
MINISTRO DE SANIDAD SALVADOR ILLA
JUAN CARLOS HIDALGO

España se adentra en la semana en la se esperan muy malos datos en la emergencia sanitaria y también en la económica. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, dijo ayer que «vamos a encarar la fase alta de la epidemia con la esperanza de que en unos días podamos bajar las cifras». El primer objetivo, pues, es hacer frente con todas las herramientas posibles y con la mayor eficacia al acelerado crecimiento de infectados y muertos. Empieza lo peor, pero hay que confiar en que los efectos de las medidas de aislamiento empiecen pronto a notarse en una disminución de la cifra diaria de nuevos contagios, con lo que la curva de la enfermedad comenzará a aplanarse.

Sigue creciendo la expansión del Covid-19 y sigue aumentando la cifra de muertos, pero empieza a aparecer algún dato esperanzador que hay que tomar con mucha cautela: se observa cierto aplanamiento en la curva de incremento de casos. No obstante, lo peor está por llegar, como repiten los especialistas y los gobernantes. Por ello, siguen siendo las máximas prioridades, primero, salvar vidas; segundo, asegurar la suficiencia financiera del sistema sanitario; tercero, introducir los cambios organizativos que faciliten una mayor eficiencia, agilidad y aprovechamiento de los recursos disponibles; y cuarto, asegurar el suministro del utillaje y de las medicinas.

El ministro Illa ha hecho un llamamiento para tener las camas necesarias de UCI en las comunidades de Madrid, Cataluña, el País Vasco, Navarra y La Rioja, las más afectadas, antes de que llegue el pico de contagios. Aunque Aragón no está entre las autonomías más agobiadas, hay que tener ultimados ya los planes para reforzar las UCI regionales cuando sea necesario en colaboración con la sanidad privada. No se puede seguir fiando todo a la gran capacidad de respuesta y la resiliencia del personal sanitario, que con su esfuerzo y sacrificio están compensando las fragilidades del sistema.

Etiquetas