Despliega el menú
Opinión

Opinión

España necesita civismo y liderazgo

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 13/03/2020 A LAS 02:00
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez
Heraldo.es

España, como muchos otros países, se enfrenta a la peor amenaza para la salud y la prosperidad de los ciudadanos en mucho tiempo. Mientras Pekín da por superado el pico de transmisiones de coronavirus en China, la propagación crece aceleradamente en el resto del mundo. Hay que aprender, pues, de los errores y de los aciertos de las naciones que han sufrido la epidemia antes que nosotros. Estas experiencias y numerosas investigaciones científicas demuestran que actuar lo más pronto posible y sostenidamente es la medida más eficaz para reducir la mortalidad, al permitir que el sistema sanitario pueda absorber el choque. Ese debe ser el primer objetivo.

El Gobierno ha aprobado, con cierto retraso, un primer paquete de medidas para combatir los estragos que está provocando la pandemia en la salud y en la economía. Se reparten en cuatro bloques: para proteger la actividad médica; atención social y ayudas directas a las familias; protección del empleo de pymes y autónomos; y para proteger a sectores productivos muy afectados por la crisis como el transporte y el turismo. El paquete supone una inyección de 14.000 millones y la transferencia de otros 3.800 millones para reforzar la sanidad. Tiempo habrá para analizar la actuación del Ejecutivo y, si es pertinente, exigirle responsabilidades. No obstante, que el Ibex 35 sufriera ayer el mayor desplome de su historia (-14,06%), en línea con el resto de grandes parqués europeos y de Wall Street, que de nuevo se vio obligado a suspender temporalmente su cotización para evitar las ventas de pánico, es un claro indicador de que el Gobierno, el BCE y el conjunto de las grandes potencias deben preparar ya nuevas medidas. Si el gasto público se emplea de forma eficiente en la gestión del Covid-19 y se comunica de manera eficaz a la ciudadanía, contribuirá a recuperar la confianza de los españoles ante las incertidumbres generadas.

La pandemia del Covid-19 está poniendo a prueba la capacidad de liderazgo de los gobiernos y el compromiso de las ciudadanías. Todos hacemos frente a un virus que es bastante más contagioso y más letal que el de la gripe en ciertos segmentos de edad. Previsiblemente, habrá muchos contagios, pero en el 80% de los casos dará muy pocos síntomas o ninguno. Una minoría necesitará ingresar en un hospital. Tratar correctamente a esta minoría, en términos relativos, es el problema, porque en números absolutos serán muchos pacientes que, si coinciden en enfermar en un corto lapso de tiempo, desbordarán el sistema sanitario con extrema rapidez. Por eso hay que hacer un nuevo llamamiento al civismo para evitar la sobrecarga del sistema de salud, que aun siendo de primer nivel tiene unos recursos limitados, tanto humanos como materiales. 

Etiquetas