Despliega el menú
Opinión

en nombre propio

Punto y seguido

Por
  • Eva Pérez Sorribes
ACTUALIZADA 15/02/2020 A LAS 02:00
El Día Mundial de los Cuidados Paliativos se conmemora el próximo 13 de octubre.
'Punto y seguido'.
HA

Pensar en la muerte orienta la vida. Pero sentir miedo sólo la bloquea. Se cancela el Mobile de Barcelona por temor al contagio vírico y se impulsa una ley de eutanasia por el espanto que nos produce el sufrimiento y la agonía de un final desesperanzado y no controlado. Pero todo forma parte de lo mismo y tiene sentido más allá del azar inexistente. Porque todo es vivir, incluso morir. Lo explicó a través de su trabajo y experiencias de casi tres décadas con moribundos la médico suiza Elizabeth Kübler-Ross y la revista ‘Time’ la nombró una de las mentes más brillantes del siglo XX. Kübler recibió 23 doctorados honoríficos, pero también fue una apestada por la comunidad científica cuando lo que relataba se escapaba de su horizonte racional. Esta doctora afirmó que un enfermo, si no sufre y es cuidado, no pedirá acabar con su vida. Morir, decía, no debería significar nunca padecer sufrimiento porque la medicina, hoy, cuenta con medios para evitarlo. Sin embargo, no es así. Hace 15 años que está pendiente una ley de cuidados paliativos –los que ayudan al buen morir y no sólo a terminar– en España. También está pendiente que una ley, como la de la dependencia, se financie adecuadamente, o por lo menos en la parte que le toca al Estado. Ambas normas mejoran la vida y eso también incluye su final. Porque nadie sabe ni el día ni la hora, pero allanar el camino no empieza por atajarlo, sino por hacerlo llevadero y, mucho más que soportable, vivible. Y después, elegir. Que para eso la libertad es nuestro bien más preciado, pero hay muchos puntos y seguidos antes del punto final. Y hay que escribirlos.

Etiquetas