Despliega el menú
Opinión

Opinión

Negociaciones sin chantajes

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 14/11/2019 A LAS 02:00
El preacuerdo de gobierno de coalición entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en imágenes.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, tras anunciar su preacuerdo.
Agencias

El candidato del PSOE ha dado el primer paso para desbloquear la formación de un gobierno con Unidas Podemos, pero queda mucho camino por recorrer hasta llegar a la concreción de esta fórmula. De entrada, los números se le complican porque el PNV pierde un escaño en Vizcaya que cae del lado del PP, Ciudadanos descarta su abstención, mientras ERC y Bildu elevan el precio de las suyas con demandas de corte soberanista. Las condiciones de estos últimos desbordan el marco constitucional que PSOE y UP se han comprometido a mantener en su acuerdo de gobierno

A la espera de que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias den una explicación sólida sobre por qué ha habido que repetir las elecciones para lograr en un día y medio un pacto que pudo alcanzarse en abril, los dos se han lanzado a recabar apoyos para conseguir una investidura. Pero su situación es hoy más complicada que ayer. Y no solo porque uno de sus supuestos aliados, el PNV, haya pasado de siete a seis escaños, sino porque ahora no hay casi ninguna opción que no exija la abstención de ERC para que el socialista sea investido presidente. Esquerra ya se ha ofrecido a cambio de «crear una mesa de negociación entre iguales», de hablar de la autodeterminación y de los «presos políticos». Es decir, un chantaje inaceptable que está en contra del marco constitucional que ampara a todos los españoles.

Pedro Sánchez ha recibido el encargo en las urnas de intentar formar gobierno, pero nada le autoriza a saltarse su obligación, que él mimo reiteró como compromiso en campaña, de no negociar nada fuera de la Ley. Los mecanismos para salir de la parálisis institucional en la que se encuentra España no dependen solo de una suma de apoyos, sino que se trata de una cuestión de principios. Si al candidato socialista no le salen las cuentas debe explorar otro tipo de pactos con fuerzas constitucionalistas.

Etiquetas