Despliega el menú
Opinión

Opinión

Una cita con las urnas

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 10/11/2019 A LAS 02:00
Todo dispuesto en uno de los colegios electorales de Huesca.
Todo dispuesto en uno de los colegios electorales de Huesca.
Rafael Gobantes

Es patente que el comportamiento de los partidos y de sus dirigentes no ha sido el mejor elixir para fomentar en la ciudadanía el deseo de una serena participación política. Y sin embargo, eso precisamente, participación y serenidad, es lo que requiere España en estos momentos. Por más que resulte penoso que la irresponsabilidad de la clase política haya obligado a repetir las elecciones, hoy es necesario acudir a las urnas y hacerlo con espíritu constructivo y conciliador.

Las elecciones generales que hoy se celebran en España no derivan de una convocatoria ordinaria, por haberse cumplido el plazo de cuatro años de una legislatura, ni tampoco de un adelanto provocado por el normal juego parlamentario entre gobierno y oposición. Son, en puridad, la repetición de las que tuvieron lugar hace poco más de seis meses. Por añadidura, es esta la segunda ocasión en cuatro años en la que ha sido necesario repetir los comicios debido a la falta de acuerdo entre los partidos para formar gobierno. Esta situación, aunque prevista constitucionalmente, resulta lamentable, pero el comprensible disgusto e incluso el hastío de muchos españoles no debería traducirse en abstención

Frente a la irresponsabilidad y la torpeza que hemos visto estos meses en los líderes políticos, la mejor respuesta democrática es la participación. Acudir a las urnas para dar una lección cívica, para demostrar que la ciudadanía sí cree en la democracia, en el pluralismo y en el diálogo. Sin duda, la mayoría de los ciudadanos desearían que, a partir de mañana, las principales fuerzas políticas, sin renunciar cada una a sus señas de identidad ideológicas, fueran capaces de crear un espacio de encuentro y de entendimiento, dentro de la Constitución, para superar el bloqueo y comenzar a trabajar con buena voluntad. Si hemos de mantener esa esperanza, la tarea comienza por acudir hoy a votar pensando en el futuro de España y en la convivencia y el bienestar de todos los españoles.

Etiquetas