Despliega el menú
Opinión

Opinión

Otra señal de alarma

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 06/11/2019 A LAS 02:00
Sede Inaem en Doctor Cerrada, 3 Reportaje con parados /2-8-2013/ Foto: Asier Alcorta
Una oficina de empleo del Inaem en Zaragoza.
Asier Alcorta

Ya no cabe esconder que la creación de empleo pierde fuelle en España y también en Aragón. Después de la encuesta de población activa con peores datos en siete años, ayer se conocieron las cifras de octubre de los servicios públicos de empleo, que muestran el mayor aumento del paro registrado en ese mes desde 2012. La desaceleración económica está pasando factura al mercado de trabajo y esta situación hace todavía más urgente contar con un gobierno estable.

Aunque es cierto que la economía española continúa en crecimiento, los signos de la desaceleración se multiplican de manera inquietante a medida que pasan los meses. Y es inevitable que estas circunstancias menos favorables acaben afectando al mercado de trabajo. La menor fortaleza de la economía se ha reflejado ya de hecho con claridad en la encuesta de población activa del tercer trimestre del año y ahora vuelve a hacerlo en los datos del paro registrado. El desempleo aumentó en casi cien mil personas en el conjunto de España el mes pasado y, aunque en octubre es habitual que suceda, lo preocupante es que se trata del mayor aumento desde 2012 y que el paro ha crecido incluso cuando se descuenta estadísticamente el efecto de la estacionalidad. Para Aragón, las cifras resultan también preocupantes, ya que el crecimiento del paro en nuestra Comunidad ha sido superior a la media española. La cifra total de parados en el país se sitúa en 3.177.000, es decir, muy lejos del objetivo que se había fijado el Gobierno de Sánchez de colocarla por debajo de los tres millones. Pero lo de menos es si el presidente en funciones puede o no apuntarse un tanto. Lo importante es que en la economía están sonando ya demasiadas señales de alarma y que España carece todavía de un gobierno sólido y plenamente operativo que pueda tomar las medidas necesarias para contrarrestar la deriva actual. Esa es la gran responsabilidad de las fuerzas políticas.

Etiquetas