Despliega el menú
Opinión

Opinión

Plan de choque

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 27/10/2019 A LAS 02:00
Fachada del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.
Fachada del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.

El Salud intenta reducir la lista de espera quirúrgica, que ha alcanzado su récord en estos últimos cuatro años con más de 4.200 pacientes pendientes de una intervención desde hace más de seis meses. Para ello los quirófanos de los hospitales aragoneses están a pleno rendimiento por las mañanas y también por las tardes. Las listas de espera son el auténtico talón de Aquiles del modelo sanitario de cobertura universal y gratuita. Por eso, más allá del necesario plan de choque, es preciso que los responsables apliquen medidas estructurales sustentadas en una gestión más eficiente. 

La DGA ha tomado por fin medidas tras alcanzar el máximo de pacientes en lista de espera desde que Javier Lambán llegó al Pignatelli, en 2015, y a pocas semanas de la cita con las urnas del 10 de noviembre. Las ‘peonadas’, operaciones que los médicos hacen de manera voluntaria por la tarde y se les paga como extra, se han disparado tras completar las plantillas de anestesistas y haber dado orden a los profesionales de utilizar al máximo los quirófanos en turno de mañana y de tarde. El objetivo es realizar el máximo de cirugías y reducir así la lista de espera estructural, aquella de más de seis meses. Los resultados demuestran que el plan de choque está funcionando. No obstante, hay que pensar en medidas a largo plazo.

Está claro que, puesto que la demanda en sanidad es variable e imprevisible y los recursos son limitados, el sistema público de salud tiene que basarse en criterios de prioridad para atender primero los casos más urgentes, aunque se generen listas de espera. Pero un buen servicio, propio de uno de los pilares del Estado de bienestar, debe buscar la máxima eficiencia para que esta bolsa de personas en espera de ser atendidas en un centro hospitalario sea reducida. Las dolencias de estos ciudadanos no serán graves, pero suelen ser dolorosas y también trastornan la vida cotidiana.

Etiquetas