Despliega el menú
Opinión

Opinión

El Rey en Figueruelas

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 08/10/2019 A LAS 02:00
Don Felipe con el presidente de PSA, Carlos Tavares, en la planta de Opel en Figueruelas.
Don Felipe con el presidente de PSA, Carlos Tavares, en la planta de Opel en Figueruelas.
Javier Cebollada / Efe

Como ha ocurrido desde que General Motors levantase su gran fábrica en España, en el año 1982, la Casa Real vuelve a manifestar su respaldo a la industria automovilística en Aragón. Ahora, Felipe VI avala el inicio de la producción de la sexta generación del Corsa con su visita a la zaragozana planta de Opel, dentro del grupo PSA. Se trata de un espaldarazo valioso en un momento de redefinición de la automoción y de la movilidad global.

El Rey ha apadrinado en Figueruelas la producción de la sexta versión del utilitario que ha llevado el nombre de Aragón por todo el mundo desde hace más de treinta años. Pero, además, ha conducido en público el prototipo de la versión eléctrica de este nuevo Corsa, que empezará a producirse en serie en la factoría zaragozana a principios del próximo año. Este gesto del Monarca da mayor visibilidad a la importancia que tiene la apuesta por la electrificación, que representará un cambio de era para la planta y para todo el sector de la automoción en la Comunidad, en un momento de incertidumbres por la aplicación de la nueva ley de emisiones, la previsible transición energética y la caída de las ventas.

Nadie sabe cuál será la velocidad a la que se desarrolle la electromovilidad a pesar del impulso que quieren darle las autoridades europeas. Por eso es necesario que Figueruelas mantenga el máximo nivel de flexibilidad productiva para montar tanto motores de combustión como baterías, según las necesidades de los concesionarios. Además, es imprescindible que se acompase la capacidad regulatoria de la Unión Europea y de los gobiernos con la producción de los fabricantes y las demandas de los consumidores. Para Aragón, y en general para todo el país, la industria, sobre todo la automovilística y la agroalimentaria, sigue siendo esencial. Por ello, las autoridades tienen que poner el mayor empeño en su preservación y potenciación.

Etiquetas