Despliega el menú
Opinión

Opinión

Lo que se decide el 10 de noviembre

ACTUALIZADA 23/09/2019 A LAS 02:00
Los partidos pugnan por el control de sus respectivos espacios ideológicos.
Los partidos pugnan por el control de sus respectivos espacios ideológicos.
HERALDO

Si los españoles vamos a volver a las urnas el 10 de noviembre no es porque en el Congreso de los Diputados que se disolverá mañana no existiera la posibilidad de formar un gobierno. Había al menos cuatro opciones para hacerlo. Todas ellas tenían sus inconvenientes, pero todas podían argumentarse y justificarse perfectamente. Empezando por la más obvia, un gobierno PSOE-Ciudadanos. Siguiendo por la que se intentó, aunque con esacasa voluntad, un pacto PSOE-Podemos con la aquiescencia de los independentistas. Y si no, un gobierno del PSOE en solitario merced a la abstención de Ciudadanos y el visto bueno de Podemos. O incluso, por qué no, una coalición a la alemana, el PSOE con el PP. Lo que ocurre es que a los partidos y a sus dirigentes, al menos a los más decisivos, no les importaba ni poco ni mucho dar a España un gobierno. En lo que de verdad estaban ocupados, y en ello siguen, es en sus pugnas intraideológicas, en el reparto y la hegemonía de los respectivos espacios de izquierda y derecha. La repetición de las elecciones les viene muy bien tanto a Sánchez como a Casado. El PSOE espera asestar en ellas a Podemos un segundo golpe, esta vez decisivo, que cercene para siempre la aspiración que un día tuvo Iglesias de apropiarse la bandera de la izquierda. El PP, por su parte, espera ver cómo se desinfla Vox y cómo vuelven a su vera muchos de los votos de Ciudadanos. Lo que los españoles vamos a dirimir el 10 de noviembre no es quién gobierna en España. Eso ya lo decidirán ellos; esta vez sí, porque haría falta mucho cuajo para convocarnos de nuevo a las urnas en abril de 2020. En el escenario que han montado, a nosotros lo que nos queda es decidir quién y cuánto manda en la izquierda y quién y cuánto manda en la derecha.

Etiquetas