Despliega el menú
Opinión

Luz en Jánovas

ACTUALIZADA 21/08/2019 A LAS 02:00
Jánovas volverá a la vida.
Jánovas volverá a la vida.
Rafael Gobantes

Va camino de hacerse realidad el deseo de los vecinos y propietarios de Jánovas de convertirse en emblema de la España vacía y de su lucha por recuperar los bienes expropiados. Los que luchan por ver renacer a Jánovas -pueblo expropiado y destruido para un pantano que nunca llegó a construirse- tuvieron la satisfacción en marzo de ver regresar la electricidad. Las farolas iluminaron las calles y el interior de las antiguas escuelas, convertidas en el centro social de la nueva comunidad. 

Los herederos de los antiguos vecinos tomaron desde el principio la iniciativa de sacar Jánovas adelante después de tantos incumplimientos de las administraciones. En diciembre de 2008 se inició el proceso para revertir los bienes expropiados. Diez años más tarde, en diciembre de 2018, aunque quedaban 395 fincas por devolver. El descontento se dirige sobre todo hacia la administración central. Prometieron unas inversiones que ahora han sido aplazadas hasta el 2028, al retrasar a esa fecha la realización del plan de desarrollo para reconstruir los servicios generales.

En enero de 2017 salió a información pública el Plan de Desarrollo Sostenible con gran reducción económica sobre las cifras iniciales. La Confederación Hidrográfica redujo el presupuesto de 23 a 14 millones. Ante ese retroceso los vecinos veían que el plan arrastraba muchos años de trámites y las inversiones no llegaban. Su balance era claro: Nuestra causa es una causa justa y la burocracia en la que nos han sumido es lamentable. Así se lo transmitían a la Mesa de las Cortes de Aragón en su visita a Jánovas en junio de 2016.

Los vecinos no esperaron a las inversiones públicas para empezar la reconstrucción de las casas. Su objetivo: volver a una tierra en la que son ya propietarios de pleno derecho. Dejan atrás la historia del pantano para sentirse más como vecinos que como herederos de unos expropiados a los que se debió pedir disculpas.

Ellos mueven todos los resortes para conseguir recursos. En junio pasado organizaron el festival ‘Jánovas insumergible’ buscando fondos ante el retraso de las ayudas prometidas por el Estado. Quieren invertir en reurbanizar las calles, arreglar la iglesia -cedida al ayuntamiento por el obispado-, o devolver la campana que se traslado a Guaso cuando el pueblo iba a ser inundado.

Etiquetas