Despliega el menú
Opinión

Hay que hacer más

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 09/08/2019 A LAS 02:00
Concentración ante la sede de la DGA en repulsa por el crimen machista de Andorra.
Concentración ante la sede de la DGA en repulsa por el crimen machista de Andorra.
José Miguel Marco

Con minutos de silencio y concentraciones, especialmente en Andorra, la sociedad aragonesa y sus instituciones expresaron ayer su indignación ante el nuevo crimen machista que ha conmocionado a la localidad turolense. Las expresiones de repulsa son una necesidad, pero la reacción frente a la violencia de género no puede quedarse ahí. Es evidente que ni la conciencia social ni las medidas de prevención y protección han avanzado lo suficiente.

Continúan produciéndose con espantosa frecuencia crímenes machistas como el que el miércoles le costó la vida a Ismael, un joven de 15 años que tuvo el coraje de defender a su madre de una bárbara agresión perpetrada por su padre, quien después se suicidó. Treinta y ocho mujeres y tres menores de edad han sido víctimas ya este año de la violencia de género, un peaje que resulta inaceptable para una sociedad civilizada. Aunque en los últimos años se han ido tomando medidas legales, policiales y de concienciación, es evidente que no estamos haciendo lo suficiente, pues hay mujeres que siguen muriendo. O sufriendo agresiones como las salvajes violaciones en grupo; la última, la perpetrada esta semana en Benidorm. 

Hay que extender el rechazo social hacia todos los comportamientos machistas. Como es necesario combatir, con argumentos, los discursos que justifican la discriminación o la violencia en contra de las mujeres. Y hay que incidir con más fuerza en la educación de los niños y jóvenes en el valor de la igualdad y en la idea de la dignidad de todas las personas, sin distinción de sexo. Es obligación de todo ciudadano comprometido participar en ese proceso. Al mismo tiempo, hay que dotar de más recursos y hacer más eficaz la red de prevención y protección que tiene que amparar efectivamente a las mujeres amenazadas. Extirpar la lacra de la violencia de género y conseguir la igualdad efectiva entre hombres y mujeres son retos a los que nuestra sociedad no puede renunciar.

Etiquetas