Despliega el menú
Opinión

Una apuesta a cuatro bandas

ACTUALIZADA 02/08/2019 A LAS 02:00
Lambán, Escartín, Soro y Aliaga (der.-izq.).
Lambán, Escartín, Soro y Aliaga (der.-izq.).
José Miguel Marco

El socialista Javier Lambán es el segundo presidente de Aragón que logra repetir en el cargo. Lo ha hecho siguiendo los pasos de su compañero de partido Marcelino Iglesias en 1999 y 2003: atar un acuerdo con el PAR. Los resultados electorales del 26 de mayo apuntaban como combinación más lógica y rotunda la de un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, pero el giro a la derecha y la negativa de los de Albert Rivera hicieron imposible esa opción.

Por lo tanto, solo quedaban dos alternativas y ambas implicaban una apuesta a cuatro bandas con un factor común, los aragonesistas. Es decir, bloqueado el entendimiento entre PSOE y Cs, las posibilidades se reducían a un pacto entre PP, Cs, PAR y Vox o a un acuerdo entre PSOE, PAR, Podemos y CHA.

Ante el despiste de la derecha, Javier Lambán y Arturo Aliaga, requerido por la necesidad de que el PAR no quedara atrapado y sin espacio entre PP y Cs, movieron ficha e intereses la misma noche electoral. Eso implicó que los socialistas mantuvieran su apuesta por el PAR tanto en el caso de que Ciudadanos virase hacia el centro para negociar con el PSOE, como en el supuesto de que Podemos y CHA condicionaran su apoyo a restar protagonismo a los aragonesistas.

El premio ha sido la presidencia para Lambán y la vicepresidencia para Aliaga, una consejería para la podemista Maru Díaz y otra para José Luis Soro (CHA). Eso sin contar que la izquierda controla la Mesa de las Cortes -Javier Sada (PSOE) presidente, María Rodrigo (PSOE), vicepresidenta e Itxaso Cabrera (Podemos), secretaria-. La jugada ganadora era conocer la peculiaridad y la realidad territorial de la Comunidad. Y algunos no se enteraron de nada. Ni ahora ni hace veinte años.

Etiquetas