Despliega el menú
Opinión

Zaragoza global

Por
  • Yolanda Gamarra
ACTUALIZADA 28/07/2019 A LAS 00:00
Vistas aéreas de Zaragoza desde la torre de Nuestra Señora del Pilar, la más próxima al Ayuntamieto y a la plaza / 10-10-2016 / Foto: José Miguel Marco
Imagen aérea de Zaragoza.
José Miguel Marco

Se abre un nuevo protagonismo para las ciudades en la era post-global. La importancia de las ciudades responde a una realidad social dado que según las previsiones de UN-Habitat para el año 2050, el 65% de la población mundial se ubicará en el medio urbano, frente al 50% de comienzos del siglo XXI. Ello se debe, entre otros motivos, a que las ciudades se erigen en motores de la economía. En el marco de la UE operan redes territoriales que se agrupan en tres categorías: generalistas, especialistas y territoriales. Las redes generalistas son las que tienen por vocación defender los intereses de los gobiernos locales ante las instituciones de la UE. Es el caso del Consejo de Municipios y Regiones de Europa; de Eurocities, que representa a los intereses de las ciudades de más de 200.000 habitantes; y de Eurotowns, una red que se fija en los intereses de las ciudades medianas y pequeñas. En segundo lugar, existen redes especializadas que centran su ámbito de actuación en una temática concreta: Energy Cities, Platforma o Polis. Por último, las redes territoriales han proliferado a la luz de la política regional de la UE y de los instrumentos centrados en la cooperación transnacional. Tres ejemplos significativos: la Conferencia de Regiones Periféricas y Marítimas de Europa; el Arco Latino; y la Unión de Ciudades del Báltico.

Si Zaragoza quisiera convertirse en una ciudad global debería trabajar primeramente por integrarse en aquellas redes europeas e internacionales en las que pudiera obtener mayores ventajas para alcanzar tal fin

Etiquetas