Opinión

Opinión

Dobles ocupaciones

Pleno inaugural de la legislatura en las Cortes de Aragón.
Pleno inaugural de la legislatura en las Cortes de Aragón.
José Miguel Marco

Sin incurrir en ninguna ilegalidad y afectados por la Ley Orgánica de Régimen Electoral General y la norma aragonesa que fija que los parlamentarios no podrán recibir más de una retribución, excepción hecha de las dietas, cerca de una veintena de políticos autonómicos continúan compatibilizando dos o más cargos públicos. A tenor de las nuevas exigencias de dedicación que demanda la ciudadanía hacia la clase política, todo parece indicar que convendría que cada representante pudiera centrar su atención en una única ocupación.

Son cerca de una veintena de cargos de diversos partidos los que reparten su tiempo entre varias responsabilidades públicas. La mayor parte de ellos, alcaldes de municipios aragoneses que compatibilizan su dedicación en su pueblo con la asistencia a los plenarios de las Cortes de Aragón. Puede resultar una práctica habitual, quizá reflejo de lo que ocurre en las diputaciones provinciales, pero en aras de una mayor claridad en las dedicaciones no parece descabellado pensar que los desempeños podrían estar condicionados por la exclusividad. Cada caso, a buen seguro, admite su correspondiente explicación y justificación, aunque quizá el más difícil de interpretar sea el de Pedro Fernández, diputado de Vox por Zaragoza y concejal del Ayuntamiento de Madrid. Se podría alcanzar a comprender una dedicación compartida aceptando una delegación de representación procedente de un mismo ámbito territorial, pero hacer convivir los intereses del consistorio madrileño con los de la provincia de Zaragoza debe resultar harto complejo. Todo cargo tiene sus particularidades y la gravedad de la política exige atenderlas con la máxima escrupulosidad, por lo que no parece que sea difícil renunciar a uno de ellos para centrarse en aquello que se considere más oportuno.

Etiquetas