Despliega el menú
Opinión

Condenas en el caso La Muela

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 04/07/2019 A LAS 02:00
La exalcaldesa, María Victoria Pinilla, flanqueada por otros dos acusados del caso La Muela.
La exalcaldesa, María Victoria Pinilla, flanqueada por otros dos acusados en una imagen de archivo.
José Miguel Marco

La Audiencia de Zaragoza ha condenado a María Victoria Pinilla a penas que suman más de 16 años de prisión y a multas por casi 8,5 millones de euros por once delitos de corrupción cometidos mientras ejercía como alcaldesa de La Muela, entre 1987 y 2007. A pesar de lo exasperante que resulta que, por unas u otras razones, hayan tardado tanto tiempo en juzgarse delitos cometidos hace más de veinte años, se constata que la corrupción no queda impune.

La sentencia del caso La Muela, la segunda de esta causa después de que el Tribunal Supremo anulara la primera en septiembre de 2016 por indefensión de María Victoria Pinilla y ordenara la repetición del juicio, condena a la exalcaldesa a la misma pena de cárcel y se le considera autora de un total de once delitos, como fraude en las subvenciones, blanqueo de capitales, cohecho o fraude fiscal. La Audiencia Provincial condena también al exconcejal Fernando Barba y a varios empresarios.

Fue en 2007 cuando la denuncia de una concejal de La Muela contra la entonces alcaldesa ante el Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional activó una investigación que llevó, dos años después, a la detención de Pinilla y de parte de su familia, además de varios miembros de la corporación, constructores, intermediarios inmobiliarios y empresarios, hasta un total de 45 personas. Tras años de instrucción de la Operación Molinos y de juicios, el mayor proceso por corrupción urbanística en Aragón, que vació las arcas de la localidad mientras los condenados se lucraban, sirve para constatar tres certezas. La primera, que la corrupción cada vez queda menos impune. La segunda, que la falta de controles y la permisividad con determinados estilos de gestión, como los despilfarros de La Muela, son el caldo de cultivo para quienes buscan burlar la ley. Y la tercera, que hay que mantener la vigilancia para que estos casos no vuelvan a repetirse.

Etiquetas