Opinión

Opinión

Crisis en Ciudadanos

Por
  • Heraldo de Aragón
Albert Rivera, en Zaragoza
Albert Rivera, en Zaragoza
José Miguel Marco

La estrategia de pactos que está siguiendo Ciudadanos está fracturando al partido. El portavoz económico y diputado Toni Roldán ha dimitido por el giro a la derecha de la formación. Y el eurodiputado Javier Nart ha abandonado la ejecutiva por discrepancias. El partido liberal debe reflexionar y reaccionar ante este claro enfrentamiento de un sector con Albert Rivera.

El ciclo electoral que se ha cerrado con la cita municipal, autonómica y europea de mayo ha confirmado la dispersión de voto en España. La consecuencia es que ha habido y aún hay que pactar entre las diversas fuerzas políticas. Los líderes de los dos grandes bloques, PSOE y PP, han mantenido sus posiciones; pero el tercero en discordia, Ciudadanos, es el que tiene más posibilidades de moverse. Aunque hasta ahora se ha inclinado por la suma conservadora, formando mayorías como la andaluza con PP y Vox, ha habido casos, como el del ayuntamiento de Huesca, donde esta fórmula tampoco ha cuajado. El resumen, por ahora, es de pactos de geometría variable que están debilitando la imagen de Cs como un partido sin rumbo. Las consecuencias de estos vaivenes ya se perciben en el interior del partido, donde hay sectores, sobre todo el liberal, que están mostrando abiertamente su desacuerdo con la estrategia de Albert Rivera.

El hiperliderazgo del dirigente naranja sufre así una de sus mayores crisis. Algunos le critican por haber intentado sacar al PSOE del constitucionalismo imponiendo un cordón sanitario impropio de un partido liberal. Otros por haber querido competir con el PP y, en menor medida, con Vox en cuestiones territoriales. No obstante, Ciudadanos tiene tiempo para recomponer su estrategia y reforzar a sus equipos humanos. Para ello es importante, como decía recientemente unos de sus fundadores, el catedrático Francesc de Carreras, que anteponga los intereses de España a los del partido.

Etiquetas