Opinión

Opinión

Podemos, en estado de choque

Por
  • Heraldo de Aragón
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias
EFE/Luca Piergiovanni

Los malos resultados de Podemos y sus confluencias en las últimas citas electorales están hundiéndoles en una profunda crisis. Se escuchan muchas voces críticas en todos los territorios, desde Madrid a Asturias; la dirección de Castilla-La Mancha ha dimitido en bloque; también se marcha Xulio Ferreiro, alcalde de La Coruña durante los últimos cuatro años; y en Aragón toman distancia respecto a la dirección de Pablo Iglesias, como ya hicieron en Andalucía. Tras la autocrítica, deberá llegar la reflexión y la reacción si la formación morada y sus satélites no quieren subsumirse en la irrelevancia.

Después de las manifestaciones del 15-M, un grupo de jóvenes profesores se organizaron en torno a Podemos para lanzar una ‘nueva política’ contra la ‘vieja casta’. A los lomos de un renovado populismo, vieron que la crisis económica y la corrupción les ofrecían una gran oportunidad. Subieron como la espuma en las urnas, pero pronto tocaron techo y se estancaron. La ventana de oportunidad se les ha ido cerrando al mismo tiempo que se consolidaba la recuperación económica. Las tres últimas citas con las urnas, desde las andaluzas, han sido para ellos un descalabro tras otro.

La mayoría de las organizaciones regionales de Unidas Podemos reconocen sus errores, pero también ponen sobre la mesa la responsabilidad de la dirección nacional, cuyos fallos estratégicos en los últimos cuatro años han sido clamorosos. Además, los llamados ‘alcaldes del cambio’, como el de Zaragoza, no han conseguido convencer a sus vecinos por sus políticas sectarias, sus divisiones internas y su escasa altura de miras. La consecuencia inmediata de sus fracasos electorales debe ser que Pablo Iglesias, como le ha recomendado Alberto Garzón, se olvide de su deseo de ser ministro. No le faltará trabajo si quiere mantener en pie el edificio de Podemos, sea quien sea quien lo vaya a gobernar en los próximos años.

Etiquetas