Despliega el menú
Opinión

Yo, emprendedor

Por
  • Ángel Gracia
ACTUALIZADA 18/03/2019 A LAS 02:00
Programa de acciones de asistencia hacia el autoempleo
Programa de acciones de asistencia hacia el autoempleo

Javier López Menacho tiene treinta y seis años y ha visto los mejores cerebros de su generación convertidos en precarios por cuenta ajena primero y luego en precarios por cuenta propia, el así llamado emprendimiento. Describió la degradación de los derechos laborales de jóvenes supertitulados en su libro ‘Yo, precario’, basándose en su experiencia. Ahora regresa con otro libro, ‘La farsa de las startups’, para analizar lo que sucede en las empresas tecnológicas: la quimera de la financiación rápida, la fantasía digitalizada del éxito.

El perfil del emprendedor es, por supuesto, un hombre, de entre treinta y cuarenta y cinco años, ingeniero, con muchos estudios superiores pagados en centros privados. Si no cumples con esos requisitos, olvídate. Te convertirás en lo que el autor denomina «emprendeudor», alguien que se arruina y se hunde porque ha pedido prestado el dinero a padres o hermanos y en poco tiempo pierde el dinero y a la familia.

Con sus dos libros, López Menacho ha descrito el cambio del capitalismo en su estrategia para obtener siempre el máximo rendimiento del trabajo. A la figura clásica del empleado al servicio del empresario, se le añade ahora la del falso autónomo, el llamado ‘precariado geek’. Las ‘startups’ ofrecen puestos con brillo social en oficinas zen con gimnasio y sala de videojuegos, pero pagan el salario mínimo por jornadas maratonianas. Neoesclavos con el sueño de convertirse un día en un CEO que cuenta el cuento de la innovación en beneficio de la sociedad.

Etiquetas