Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

verano / fuera de circuito

Chema Bello, veterinario y cantautor contra el olvido

El intérprete y compositor zaragozano ha plasmado en cuatro discos sus casi 25 años de trayectoria artística.

Chema Bello, en acción en un recital.
Chema Bello, en acción en un recital.
Marta Bascones

Entre los carriles de la veterinaria y la música transita la vida de Chema Bello. Una existencia fecunda y rica que ya ha deparado cuatro discos, decenas de recitales y una satisfacción inigualable: "Cuando consigues entrar en la senda del corazón. Cuando tras el concierto te dicen: '¡Venga usted cuando quiera!'".

Nacido en Zaragoza en 1963, define su actividad artística como canción de autor aragonesa. "Mis canciones y poemas se nutren de paisajes, personajes y cultura aragonesa, aunque también dejamos espacio para la canción sentimental y satírica. Tras casi 25 años de andadura en este sector, pienso que la canción aragonesa (al margen de la jota) tuvo su época dorada en los tiempos de Labordeta y Carbonell, sobre todo en la época de la Transición. Este subgénero se ha dejado morir por falta de apoyo y por falta del orgullo necesario para creernos que nuestra cultura es digna de ser cantada y exaltada. En la era de la tecnología y de los efectos especiales, la propuesta de una guitarra y una voz que suenan con orgullo aragonés se ha arrinconado para dejar paso a opciones más comerciales y seguramente más rentables", proclama.

Una vocación que nació desde niño. "Escuchaba y leía a los cantautores y poetas clásicos, aquellos cuyas letras entendía, sobre todo cuando calaban en lo más hondo. Empecé a tocar la guitarra de forma autodidacta a los 17 años. Cerca de la treintena empecé a componer mis propios temas y pisé mi primer escenario a los 34. Esta ‘salida del armario’ tan tardía se debió sobre todo a la timidez y a cierta inseguridad ante la falta de iniciativas y apoyos", comparte.

Todas estas peripecias y sus luces y sombras como cantautor las plasma en verso en el libro ‘Melodías al olvido’. Efectúa una síntesis de estos hitos: "Junto a desplantes y actitudes que rozarían la falta de respeto, he conseguido muchas cosas de las que sentirme orgulloso. La publicación de mis cuatro discos, la colaboración con la Expo 2008 con mi canción ‘La Puerta del Carmen’, la colaboración con la Casa de Ganaderos de Zaragoza en su 800 aniversario con mi canción ‘800 años’ –que supone el primer documento sonoro que se conserva en su archivo, que data de 1218– y el hecho de formar parte de la formación As de Corazones suponen para mí un orgullo especial".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión