Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

literatura

Rutas literarias para seguir las huellas de Luz Gabás, Manuel Vilas o Unamuno por el Pirineo

El proyecto Pirineo Literario busca mejorar la promoción del rico patrimonio cultural de la cordillera.

El actor aficionado local Javier Bielsa encarnó a Unamuno en la ruta organizada el fin de semana en el Portillón de Benasque.
El actor aficionado local Javier Bielsa encarnó a Unamuno en la ruta organizada el fin de semana en el Portillón de Benasque.
Eduardo Martínez

Redescubrir el Pirineo de la mano de libros como 'Ordesa' de Manuel Vilas, que recorre Torla, Broto y Ordesa; 'Palmeras en la nieve', 'Regreso a tu piel' y 'Como fuego en el hielo' de Luz Gabás (Cerler, Benasque, Anciles, Chía, Laspaúles, Valle de Lierp o Monzón); 'Lágrimas en los tejados' de Sandra Araguás (Bielsa); o el 'Cantar de Roldán' (Brecha de Rolando). Esta es la atractiva propuesta de Pirineo Literario, un proyecto que nace del amor por los libros y la montaña y que pretende mejorar la promoción del rico patrimonio literario pirenaico en colaboración con la Asociación Guayente.

Otro de esos escritores es Miguel de Unamuno, que visitó el valle de Benasque en 1918. Y el pasado fin de semana se volvió a hacer una recreación histórica para rememorar este acontecimiento. Durante su estancia, el escritor bilbaíno ascendió al pico Salvaguardia -experiencia que dejó plasmada en el artículo 'Al pie de la Maladeta', publicado en la revista 'Andanzas y visiones españolas'- y coincidiendo con el 104 aniversario de esta efemérides, se organizó una ruta guiada al Portillón de Benasque, lugar histórico de paso hacia Luchon (Francia), con éxito de público.

Los asistentes bajaron también a las ruinas de Casa Cabellud, emblemática posta de esta zona fronteriza donde había un intenso intercambio comercial entre ambos países, siendo obsequiados con cecina y vino al estilo de la época. Allí recibieron la visita de Unamuno -interpretado por el actor aficionado local Javier Bielsa-, que teatralizó las palabras de aquel artículo.

"Lo que buscamos es crear una red vinculada al mundo del libro a lo largo del Pirineo incluyendo libreros, bibliotecarios, editores, autores y los lectores que son los importantes"

"Lo que buscamos es crear una red vinculada al mundo del libro a lo largo del Pirineo incluyendo libreros, bibliotecarios, editores, autores y los lectores que son los importantes y demostrar que es un espacio vital y muy generador de propuestas culturales", explica Felisa Ferraz, profesora de Literatura, librera en Benasque y promotora de Pirineo Literario. Y es que se da la circunstancia de que su abuelo acompañó a Unamuno en su recorrido por las montañas del valle.

Un proyecto Pirineo Literario busca mejorar la promoción del rico patrimonio cultural de la cordillera.

El proyecto surgió para intentar visibilizar e interconectar todas las propuestas culturales vinculadas a la lectura que se organizan en el Pirineo. De momento, el proyecto abarca solo rutas, destinos y paisajes literarios de las comarcas de Sobrarbe y Ribagorza, pero aspira a ir extendiéndose a toda la cordillera "porque es una única unidad geocultural que va de mar a mar, del Cantábrico al Mediterráneo, y se hacen muchas actividades muy valiosas pero están mal comunicadas ya que en el Pirineo estamos muy cerca y a la vez muy lejos", resalta.

En la página web hay una cartografía lectora donde se puede rastrear a una decena de autores según la localización de sus obras. Así, en Ligüerre de Ara se localiza a Pilar Benítez, autora de 'Caperucita no vivió en el Pirineo (2012)'; en Bielsa, a Saúl Irigaray ('La Brecha de Roldán', de 2017); en Benasque, a Severo Curiá Martínez ('El valle de Benasque y sus maravillas' de 1926), y a Ángel Ballarín Cornel ('Diccionario del Benasqués', de 1971) ; en Gabás, a Carmen Castán ('Cinco rutas con los cinco sentidos por el Valle de Benasque y la Ribagorza', de 2011); y en la Maladeta, a Alberto Martínez Embid y Marta Iturralde ('Las lágrimas de la Maladeta', de 2010). También hay otros dos autores franceses, Louis Ramond de Carbonnières ('Viajes al Monte Perdido y a la parte adyacente de los Altos Pirineos') y Henry Russell ('Recuerdos de un montañero').

"Se invita al lector a conocer los lugares donde reposan los relatos, a la espera de ser encontrados, leídos, prestados y caminados"

En otro apartado, se invita al lector a conocer "los lugares donde reposan los relatos, a la espera de ser encontrados, leídos, prestados y caminados". En este otro mapa interactivo están las librerías de Benasque (El Estudiet y Las letras de Babier) Graus (Magister y Alicia), Boltaña (Boletania) y Aínsa (La General); las bibliotecas de Graus, Castejón de Sos, Benasque, Arén y Aínsa; cetros centros culturales como el Espacio Pirineos de Graus, la Casa de los Títeres de Abizanda, la Asociación Guayente, la Fundación Hospital de Benasque y el Centro de Estudios del Sobrarbe; y Ediciones Salinas.

"Cuando esté la cartografía completa, el visitante podrá tener acceso tanto a los autores y las obras vinculadas a un lugar como las actividades que haya, sea una obra de teatro, una ruta literaria, un club de lectura", señala esperanzada Felisa Ferraz.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión