Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Opinión

'Llenos de gracia': fútbol en el internado

Por
  • Enrique Abenia
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 30/06/2022 A LAS 21:05
Carmen Machi protagoniza 'Llenos de gracia', de Roberto Bueso.
Carmen Machi protagoniza 'Llenos de gracia', de Roberto Bueso.

En sus primeros minutos, ‘Llenos de gracia’, segunda película de Roberto Bueso, director de ‘La banda’, sugiere el tono que la va a guiar y su ideario emocional a través de lo que dice de los personajes. El comienzo expresa que el hecho de que los menores que pasan el verano en el internado religioso sean de comportamiento difícil y vayan camino de descarriarse se debe a los dramas de su vida (la orfandad) y a la frustración acumulada. Y señala asimismo que la monja recién incorporada detecta que en la institución han desistido de encauzarlos y de entenderlos y que va a tener que llevarlos de manera singular, detalles por los que su perfil remite a la clásica figura diferente que cambia las cosas. Comprende que los jóvenes necesitan un estímulo, vía buscada mediante la creación de un equipo de fútbol y la participación en un campeonato. Pocas pegas se le pueden poner al filme, inspirado en los orígenes del exfutbolista Valdo y que instala en la simpatía por el oficio detrás del tratamiento, la honestidad de fondo, la interpretación de Carmen Machi (muy de su estilo) y los trabajos de los chavales.

'Llenos de gracia' ***
Dirección:Roberto Bueso.
Guión: Roberto Bueso y Óscar Díaz Cruz.
Intérpretes: Carmen Machi, Paula Usero, Pablo Chiapella, Manolo Solo, Nuria González. 

En la efectividad ejercida en términos de implicación interviene la nostalgia. Esta late en lo referente a las vivencias juveniles en la década de los 90 (las relaciones entre los chicos, los comentarios que se hacen, las picardías, las gamberradas), a lo que se siente en la época estival en el marco preadolescente (el inspirado pasaje en la feria) y al año 1994 en particular (el Mundial de Estados Unidos como contextualización). Que la historia, que por supuesto juega con el factor de las monjas, transparente lo reconocible de su estructura (ahí están la ilusión inicial, el desastre del primer partido, el proceso de mejora, los nubarrones acerca del futuro del centro, el conflicto, la gran final, el cierre agradable) y que esta circunstancia resulte inocua habla bien de la afinidad construida.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión