Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

crítica de danza

Boleros y seguiriyas: sí se puede

Por
  • Carmen de la Figuera
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 14/05/2022 A LAS 18:52
Sara Baras en su nuevo espectáculo 'Alma'.
Sara Baras en su nuevo espectáculo 'Alma'.
MPH

‘Alma’ es el último espectáculo de Sara Baras, una obra muy especial para ella pues en realidad es el homenaje artístico a su padre, fallecido recientemente. La hija lo recuerda mucho en su pasión hacia los boleros y por ello los fusiona con el flamenco. El estreno fue anteayer en la sala Mozart del Auditorio. La coreografía tiene pinceladas diferentes a las últimas, como la presentación de los seis bailaores con traje de pantalón negro y agarrados cada uno a un micrófono de los antiguos: queda muy bien. Durante toda la representación las bailarinas demuestran su buena formación. Hay boleros que enseguida se diluyen en el arreglo musical y otros que, al contrario, siguen hasta el final de la variación flamenca, tocados por una excelente y muy completa orquesta y con dos buenos cantaores.

SARA BARAS *****
Dirección, guión y corografíaSara Baras.
Iluminación:Antonio Serrano y Chiqui Ruiz.
Dirección musical:Keko Baldomero.

La Baras, desde su primera aparición, su zapateado te cautiva, tiene un sonido muy claro y muy potente. Sus poses en ‘Alma’ son especiales, adaptadas a esa fusión, a esa mezcla de soleá con bulerías, de garrotín, seguiriyas, etc. El vestuario es perfecto y bonito en su estilo, y bajo unas luces cambiantes magníficas. Sus chicas también lucen unos trajes preciosos que pasan de los tonos azules a los verdes y mueven las faldas con la exquisitez de su maestra.

El solo del saxo que luego se convierte en un paso a dos con Sara es un momento de disfrute pleno. La Baras sigue demostrando su sentido estético y escénico, como cuando atraviesa el escenario abriendo suavemente la cortina y arrastrándola poco a poco, pero... ¡ay! los pies de Sara, ¡qué decir de ellos! Son alucinantes, tienen tal belleza de sonido, tal técnica... son embriagadores, únicos. En los años 50 se decía del inolvidable Fred Astaire que por pies tenía una batería; pues Sara Baras también. Terminó la fiesta demostrando la directora su cariño a Zaragoza con su recuerdo a haber recibido la medalla de plata de la ciudad en 2007 y esbozando unos pasos de jota. En conclusión, una vez más Sara Baras ofreció un excelente espectáculo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión