Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Zaragoza la Fea: un paseo antipostureo huyendo de la ciudad de postal

A medio camino entre la denuncia y el costumbrismo, una cuenta de Instagram documenta la ciudad menos armónica, esa para la que no hay filtro que valga en las redes sociales.

Una de las imágenes de la cuenta de Instagram @zaragozalafea
Una de las imágenes de la cuenta de Instagram @zaragozalafea
@Zaragozalafea

La puesta de sol desde el Puente de Piedra con el Pilar de fondo... Pues lo contrario. Así es Zaragoza la Fea, una cuenta de Instagram que se salta la mayor parte de las normas no escritas de esta red social. Lejos de destacar el lado luminoso de la vida, lejos de edulcorar la realidad con filtros, dinamita el abc del postureo para mostrar lo que de aberrante estéticamente tiene la capital aragonesa. Y no es poco, porque @zaragozalafea cumple ya siete años sin que se agote el material.

Regenta la cuenta el zaragozano Aitor Ascaso, quien tuvo la idea de reunir 'fealdades' con el simple ánimo de documentarlas para su uso personal. Pero Instagram se le cruzó por el camino: "Me pareció que era ideal, porque podía dar rienda suelta a justo lo contrario de lo que muestran la mayor parte de sus contenidos; quería convertir @zaragozalafea en puro antipostureo".

Ascaso cuenta que él no va en busca de lugares para fotografiar, que se le cruzan en el camino y que su idea de fealdad tiene que ver con "la desproporción, la falta de armonía, la construcción como factor desarrollador mal entendido". Añade: "Puede haber un barrio o una zona con un montón de casas feas, pero igualmente pueden ser armónicas, lo que no entiendo es que al lado de un edificio histórico de dos pisos se construya uno moderno de ocho plantas", dice delante del Teatro Principal de Zaragoza.

El objetivo de Ascaso no va contra lo que se construye, sino contra "lo que se perpetra". "Me guía el desastre", dice con el mismo humor que, en realidad, rezuma la cuenta de Instagram. "Lo mío no es exactamente la denuncia, hay algo de costumbrismo, una manera para mí de defender la ciudad que me permito como zaragozano que soy". De hecho, Ascaso no es capaz de señalar ni una vez en la que alguien se haya molestado y, aun así, dice ir "con cuidado porque lo último que querría es ofender a alguien".

Este instagramer subraya que en todo momento tiene en cuenta las circunstancias de todo tipo del entorno que fotografía. "Lo que trato de capturar es todas esas veces en que pudiendo hacerse bien, se hace mal, es decir, aquellos disparates que desentonan, que generan un impacto objetivo". Por eso dice que no le interesan "los edificios anodinos".

"Siempre se dice lo de que para gustos colores, pero yo sí creo que puede haber un acuerdo entre lo que es bello y lo que no. A todo el mundo le gustan 'Las meninas' y todos podemos convenir en que es una pena que una ciudad como Zaragoza que era comparada con Florencia se vea como está ahora". "Ahora Zaragoza es una ciudad que no tiene continuidad", opina. "Muchos de sus entornos monumentales son interrumpidos por edificios que rompen la estética", se lamenta.

Aitor tiene claro que, aunque le gustaría, poco puede hacer su cuenta por cambiar ciertos rumbos estéticos de la ciudad, pero se conforma con que "no nos acostumbremos a ciertas cosas". Aunque matiza: "Para que haya guapos tiene que haber feos".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión