Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

XIII Gala de los Premios de las Artes Escénicas de Aragón

El teatro aragonés reivindica un mayor apoyo por parte de las instituciones

La XIII Gala de los Premios de las Artes Escénicas de Aragón, que llenó ayer el Teatro de las Esquinas de Zaragoza, aunó diversión, crítica y mucha emoción.

Violeta Rebollo Plano recogió el premio honorífico a su padre.
Violeta Rebollo Plano recogió el premio honorífico a su padre.
Toni Galán

La actriz Silvia de Pé, recientemente premiada por la Unión de Actores por su interpretación en la obra ‘El caballero incierto’ y candidata a los Premios Max, recibió ayer el cariño de su tierra al recibir el premio Aragoneses por el mundo en la XIII Gala del Teatro, organizada por la Asociación de Empresas de Artes Escénicas de Aragón (ARES), que registró un lleno en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza.

De Pé dedicó el reconocimiento a su familia y también a su ya prometido, Sergio -a quien pidió la mano en los Premios de la Unión de Actores-. «Habrá que ir pensando en la fecha, ¿no?», bromeó. La actriz también se emocionó y dijo sentir un gran honor al recibir «en mi tierra, en mi casa, este abrazo y este reconocimiento. Jamás me he olvidado de dónde vengo y ver que vosotros tampoco me habéis olvidado a mí me emociona profundamente. Y sí, soy una aragonesa por el mundo», concluyó.

De Pé también se encargó de la lectura del Mensaje del Día Mundial del Teatro, que este año elaboró el director de teatro estadounidense Peter Sellars. «El teatro es la creación en la tierra del espacio de igualdad entre humanos, dioses, plantas, animales, gotas de lluvia, lágrimas y regeneración -leyó la intérprete aragonesa-. Este trabajo no puede ser hecho por personas aisladas trabajando solas. El teatro es la invitación a hacer este trabajo juntos».

La ceremonia, conducida por el actor Rafa Maza, metido en la piel de su conocido personaje, el pijo Fabiolo, y las intervenciones de Kike Lera, en el papel de un ‘falso’ autor, llenaron de humor y ritmo una gala codirigida por Jesús Arbués y Carlos Martín, con guión de Jesús Arbués, coordinación de Alfonso Plou, producción de Ana Abán y regiduría de Mario Ronsano y Román Bometón.

Destacaron las actuaciones de Titiriteros de Binéfar, Títeres de la Tía Elena, Circo la Raspa, Civi Civiac, Kinser Producciones, Pepín Banzo, Daniel Esteban, Violeta Borruel, Teatro Arbolé, Javier García, Saúl Blasco y Violeta Rebollo Plano.

Humor y reivindicación

Además de divertida, esta celebración también sirvió para reivindicar las artes escénicas de calidad y un apoyo verdadero a los creadores por parte de las instituciones. María López Insausti, presidenta de Ares, recordó que el teatro es el arte de lo colectivo. «Somos 17 compañías que producen espectáculos que giran por toda España y también por el extranjero. Algunos de nosotros formamos parte de juntas directivas de las principales asociaciones y federaciones de teatro y circo, participando activamente en los planes de políticas culturales a nivel nacional en un diálogo permanente que ha permitido mantener abiertos los teatros durante la pandemia, poner en marcha las primeras medidas del estatuto del artista o participar en la elaboración de un bono cultural que centra parte de su inversión en las artes en vivo. Lamentablemente, a nivel local nuestra interlocución es prácticamente inexistente -criticó-. La administración pública tiene una gran responsabilidad que no puede dejar en manos de la improvisación, de la inmediatez o del personalismo»

López Insausti añadió que entre todas las compañías de ARES se han realizado «2.834 funciones en 2021, se han estrenado 20 producciones y mantenemos 370 puestos de trabajo, entre fijos y régimen de artistas. Hemos asistido a 76 festivales nacionales y 21 internacionales. Hemos gestionado 12 festivales, la mayoría de ellos en Aragón. El volumen de negocio ha alcanzado los 5.630.000 euros».

Aparte del galardón Aragoneses por el mundo, el premio Artista revelación recayó en Daniel Esteban y su ‘alter ego’, el personaje Capitán Spriki, un superhéroe maño que tiene la cabezonería como superpoder; el de Gestión cultural fue para María Pilar Mas, técnica de Cultura del Ayuntamiento de Utebo; el premio al Trabajo fue para José Luis Sabirón; el de Iniciativa artística para La Casa de los Títeres (Titiriteros de Binéfar); el de Artes escénicas y pedagogía lo recibió Esteban Villarrocha. «He creído siempre que la educación iba a salvar el mundo. Me parece que me he equivocado, pero seguiré insistiendo», bromeó el gerente de Arbolé. El Premio Honorífico (a título póstumo) se concedió al actor aragonés Pedro Rebollo, fallecido el pasado mes de diciembre.

Este galardón marcó el momento más emotivo de la gala. Se proyectó un vídeo con imágenes de Pedro Rebollo, acompañadas por la voz de la artista Alicia. La actriz Violeta Rebollo Plano, hija del desaparecido intérprete, y de la actriz y directora Laura Plano, recibió de manos de María López Insausti este galardón. «No tengo palabras suficientes para demostrar lo orgullosa que he estado siempre de mi padre».

En el ‘in memoriam’ también se recordó a otros artistas recientemente fallecidos como Gabriel Latorre, José Antonio Quintana, Patsy Kuppe-Matt y Pilar Doce.

La gala finalizó con una foto de familia sobre el escenario y una gran ovación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión