Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

toros

Tarde triunfal en la apertura de la temporada taurina aragonesa

Morante de la Puebla, Marín y los zaragozanos Isiegas y Poley se reparten ocho orejas en el festival de Ricla.

Morante de la Puebla, toreando de capote en el festival de Ricla.
Morante de la Puebla, toreando de capote en el festival de Ricla.
Alberto Simón/Ignacio Ríos SL

Tarde triunfal en la apertura de la temporada taurina en Aragón. El festival de Ricla se saldó con ocho orejas cortadas. Solo Pablo Aguado, que topó con el peor ejemplar de Zacarías Moreno, se quedó sin tocar pelo; al tiempo que Morante de la Puebla, Ginés Marín y los aragoneses Jorge Isiegas y Javier Poley se repartían dos apéndices por coleta.

El Coso del Gitanillo recuperó, tras dos años de vacío a causa de la pandemia, un festejo que tradicionalmente ha combinado la presencia de figuras contrastadas con la de jóvenes emergentes. La amenaza de lluvia estuvo presente hasta el último momento, pero finalmente el festejo se pudo celebrar con normalidad y hubo lleno en los tendidos.

Como ocurriera en años anteriores, con la presencia del rejoneador Diego Ventura y otras figuras de a pie como Cayetano Rivera, David Fandila ‘el Fandi’ o Alberto López Simón, Ignacio Ríos, empresario de la plaza, celebró que el festival volviera a ser «una fiesta» para la localidad y toda la comarca, y alcanzando un «gran éxito artístico».

El torero riojano Diego Urdiales, que sufrió una cornada en la Feria de Fallas, no se pudo acartelar finalmente en Ricla y fue sustituido por Isiegas, a la postre triunfador con una faena pulcra y profunda que brindó al maestro Raúl Aranda. Morante de la Puebla, gran atractivo de la tarde, también dio muestras de su toreo caro, tanto con el capote como con la muleta; y Ginés Marín, que vive un momento de plenitud, también demostró por qué es un torero de ferias.

Solo Pablo Aguado, que venía de abrir la Puerta Grande de Castellón, se quedó a las puertas de un triunfo que también paladeó el joven novillero Javier Poley, natural de Utebo y perteneciente a la Escuela Taurina Oscense, quien aprovechó la oportunidad de reinvindicarse.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión