Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Los cines zaragozanos abren sus puertas a nuevos usos además de las proyecciones

Varias salas de Zaragoza se alquilan para torneos de videojuegos, reuniones o celebraciones

Primera sesión en los cines de Puerto Venecia tras el confinamiento domicilario.
Primera sesión en los cines de Puerto Venecia tras el confinamiento domicilario.
José Miguel Marco

Como en otros ámbitos de la cultura, la exhibición cinematográfica en salas comerciales también ha sufrido los efectos de la pandemia. Sin ir más lejos, la capital aragonesa perdió en junio del pasado año 12 salas de cine. Los cines Yelmo del centro comercial Plaza Imperial apagaron para siempre sus proyectores tras 13 años de actividad en Zaragoza. En 2020, cuando comenzó la crisis sanitaria, la recaudación de la taquilla española fue de 169,7 millones de euros y el año se cerró con 28,2 millones de espectadores. En 2021 los datos mejoraron, con 41 millones de espectadores –un 45% más respecto a 2020– y la recaudación ascendió hasta los 251 millones de euros, según datos de la consultora Comscore. Sin embargo, estas cifras quedan lejos del «gran año» 2019, así calificado por los exhibidores, con 105 millones de asistentes a las salas españolas y 624,1 millones de euros de recaudación, el mejor dato en los últimos diez años.

Con este panorama, los cines buscan nuevas fórmulas para hacer viables sus instalaciones y evitar más cierres. Tal es el caso de la compañía Cinesa, que desde noviembre de 2020 ofrece en alquiler varias de sus salas. Esta propuesta también se extiende actualmente a sus multicines de la capital aragonesa, ubicados en los centros de Grancasa y Puerto Venecia.

La pandemia ha planteado muchos retos a todos y, en especial, a las empresas de exhibición. Cinesa no ha sido una excepción y, por ello, decidió reinventarse para poder seguir ofreciendo a los espectadores nuevas fórmulas para disfrutar del cine. La compañía puso en marcha Cinesa Business, una opción pensada para actos de empresas, convenciones, reuniones, ruedas de prensa, celebraciones con amigos y familiares o, simplemente, dar la posibilidad de alquilar una sala de forma privada para ver una película u organizar una competición de videojuegos.

Por otra parte, algunas salas de la ciudad ya contemplan desde hace tiempo ciertas actividades que se salen de la proyección habitual, como las presentaciones de cortometrajes, documentales, festivales de cine, pases con orquesta, en formato analógico, conciertos de ópera, zarzuela...

La iniciativa de alquiler de las salas Cinesa se extiende a sus más de 40 cines en toda España y permite hacer uso de sus instalaciones de lunes a jueves (excepto festivos y vísperas de festivo)

Solos en el cine

Para reservar uno de estos cines en Zaragoza hay que desembolsar la cantidad de 250 euros para un grupo de 20 personas.

Las invitaciones adicionales tienen un precio de 12,50 euros por persona e incluyen entrada, menú a escoger y gastos de gestión, en el caso de que se alquile para ver una de las películas de la cartelera. También puede proyectarse antes del filme un contenido personalizado con una duración máxima de dos minutos.

Las modificaciones o extras deberán consultarse en la sala seleccionada para conocer disponibilidad y precios.

Preestrenos teatrales

No solo los cines de la capital aragonesa llevan adelante iniciativas para mantener una mayor actividad. El pasado diciembre, la concejalía de Cultura de La Almunia de Doña Godina puso en marcha una propuesta para convertir su renovado cine-teatro Salón Blanco en sede del primer pase de espectáculos de compañías teatrales. De esta manera, los grupos interesados pueden terminar de preparar sus montajes en este escenario y comprobar la reacción del público. El proyecto dio sus primeros pasos con la presentación de ‘Tejiendo. Una historia de recuerdos y remiendos’, la última creación de la compañía Teatro Indigesto.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión