Ocio y Cultura
Suscríbete

cine

Pilar Palomero concluye el rodaje de su segunda película, que se estrenará en 2022

La cineasta zaragozana espera estrenar ‘La maternal’ a mediados del próximo año. Ha sido grabada entre Los Monegros y Barcelona. 

Pilar Palomero, sentada en el centro, junto a su equipo al final del rodaje de ‘La maternal’.
Pilar Palomero, sentada en el centro, junto a su equipo al final del rodaje de ‘La maternal’.
B Team

Tras ocho semanas de frenético trabajo tanto en tierras aragonesas como catalanas, Pilar Palomero dio por concluido el rodaje de su segunda película, ‘La maternal’, a principios de diciembre y ya se halla en la fase terminal del proceso: el montaje y la postproducción. De esta forma, a mediados de 2022 verá la luz uno de los títulos más esperados del cine nacional, el de la confirmación de la directora que deslumbró con su debut con ‘Las niñas’, cinta ganadora de cuatro Premios Goya.

Una foto de familia con todo el equipo puso el punto y final a los dos meses de un rodaje que, tras comenzar en octubre en Los Monegros (Monegrillo, Sariñena, Peñalba, Fraga...), se trasladó en noviembre a Barcelona y a L’Hospitalet de Llobregat.

El filme se basa en el relato de Carla, una chica que se queda embarazada a los 13 años, que está en una situación casi de exclusión social y que acaba ingresando en un centro de acogida. Según la cineasta zaragozana, "es un tratado visual sobre la maternidad, tanto de la protagonista con el bebé al que cuida como en relación a su madre. Es una película sobre las relaciones humanas en la que se medita cómo se pueden trabajar, cuidar, sanar".

Protagonizada por actrices no profesionales y por Ángela Cervantes en el papel de Penélope, la madre de la protagonista, la acción se desarrolla entre la ciudad y el pueblo. Las localizaciones aragonesas pertenecen a este último capítulo. "Los Monegros conforman un paisaje hipnótico que tiene una magia especial. Es un lugar especialmente cinematográfico y fotografiable. Fue un placer para todo mi equipo rodar allí", explica.

El elenco lo completan, entre otros, Rubén Martínez, que repite experiencia con la directora tras su paso por ‘Las niñas’, esta vez como ‘coach’ en el centro de acogida. También figuran Jordan Dumes en el papel de Efraín, Pepe Lorente como Chispas, Olga Hueso encarnando a Asun, la psicóloga del centro, y Neus Pàmies –que también intervino en ‘Las niñas’– interpretando a Susana.

La naturalidad, la frescura y la verdad son cualidades que ha vuelto a perseguir Palomero en esta nueva incursión cinematográfica. Para lograrlo, ha empleado el método de no revelar a los actores qué van a rodar hasta el último momento.

Un concienzudo trabajo que tuvo como precuela la labor de documentación que precedió a la escritura del guión por parte de la propia Palomero. "Hablé con muchas educadoras de centros de acogida para madres adolescentes. Una de ellas me dijo: 'No se nace sabiendo ser madre. A ser madre se aprende'. Y a partir de allí fui desarrollando la historia. También me reuní con mujeres que, ya mayores de edad, fueron madres en su adolescencia. Sus historias me emocionaron y sobrecogieron", detalla.

La referencia al triunfal camino de ‘Las niñas’ será una sombra imposible de obviar para la realizadora zaragozana. Un desafío que afronta con tranquilidad. "Prefiero no plantearme esa comparación. Mi obsesión es hacer la mejor película posible, y ya está. Lo único que está en mi mano es trabajar mucho, disfrutar mucho y haberme rodeado del mejor equipo humano posible para hacer una buena película y que luego guste a la gente… Pero el objetivo no es superar o intentar conseguir todo lo que hemos alcanzado con ‘Las niñas’, porque lo veo prácticamente imposible, y no sería sano para nosotros", concluye Palomero.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión