Ocio y Cultura
Suscríbete

Mamphela Ramphele: "Los jóvenes no son los líderes del futuro sino los del presente"

Líder contra el ‘apartheid’, preside el Club de Roma. Nació en Sudáfrica en 1947 y estuvo en Zaragoza. Su pareja, el histórico Steve Biko, murió preso.

La líder surafricana del Club de Roma en Caixaforum.
La líder surafricana del Club de Roma en Caixaforum.
Francisco Jiménez

Usted peleó contra el apartheid en Sudáfrica, algo que contaron películas como ‘Invictus’ o ‘Grita libertad’. ¿Cuál fue su historia?

La historia de mi vida ha sido muy complicada. Pero el eje central era la conciencia de la identidad de la población africana original. Que en la lucha contra el apartheid fuéramos reconocidos por nuestra identidad y no por la etiqueta de ‘no europeos’ que nos pusieron los colonizadores. Lo entendí cuando era estudiante de Medicina y eso me abrió la mente. Era el proceso de autoliberación por el que hemos tenido que pasar todos para volver a ser humanos.

Como experta en medicina, ¿cómo ha vivido la crisis mundial de la covid este año y medio?

Cuando llegó la covid-19 lo viví como una epifanía y una crisis brutal. Desde que tuve la visión de mi identidad, nunca he vivido un conflicto entre lo personal, lo profesional y la política; viendo las cosas como un ser humano, no surgen esas contradicciones. La gente debería darse cuenta de que muchas cosas que hemos pronosticado en el Club de Roma se han materializado. Si lo comprendemos así, se abre una perspectiva muy distinta sobre el bienestar. Porque el de una persona es distinto al de todos, como se dice en inglés: "the wellbeing of one, wellbeing of none", el bienestar de uno es el de nadie. La covid ha demostrado que el bienestar de los ecosistemas es también el nuestro y no podemos separar lo uno de lo otro.

Apenas hay veinte mujeres al frente de gobiernos en el mundo y se ha acaba de ir Angela Merkel. ¿Deben multiplicarse para cambiar la gestión? 

Si uno mira la naturaleza, lo femenino y lo masculino están equilibrados. El género humano ha privilegiado durante mucho tiempo lo masculino e ignorado o despreciado lo femenino. Hay que buscar ese equilibrio. Por la reproducción, las mujeres tienen una mayor capacidad para la compasión, el cuidado y la empatía. No lo digo como feminista o activista, sino como alguien que ha vivido el impacto positivo de las mujeres líderes, como Angela Merkel en Alemania o Jacinda Ardern en Nueva Zelanda. Estuve en el Bundestag en Berlín y pude ver el lenguaje no verbal de Merkel, cómo se movía de manera natural y se relacionaba. En un viaje que hice por Europa venían muchas estudiantes y emprendedoras, cuyos proyectos apoyamos, y estaba coordinado por una mujer.

Una de esas jóvenes líderes es la sueca Greta Thunberg. Los principios del Club de Roma son la sostenibilidad y la equidad. ¿Los jóvenes los respaldan?

Los jóvenes no son los líderes del futuro sino los del presente. Hay muchas Gretas y conozco un caso de una adolescente sudafricana que ha planteado al Gobierno de su país una serie de medidas estructuradas para reclamar la lucha contra el cambio climático y por la biodiversidad. Es una cría, pero con un nivel de madurez de pensamiento y de política espectacular. Esa es la generación de ahora, no la del futuro, que puede hacer cambiar las cosas hacia la combinación del bienestar equitativo en una bioesfera saludable. 

¿Cómo le ha marcado ser la pareja de Steve Biko, asesinado por la Policía sudafricana en 1977, y ser una pacifista que años después ha sido reconocida en el Club de Roma?

Como militantes del movimiento Black Consciousness éramos muy conscientes del riesgo que corríamos, pero nos jugábamos la vida como ciudadanos libres e íbamos a luchar por la libertad. Perdimos a Steve Biko y a otros muchos amigos en esa batalla. El proceso no acabó con el cambio político en Sudáfrica. La liberación no es solo una cuestión política, sino de reconciliar el bienestar humano con la biosfera, pero no como dos dimensiones separadas. Los que se lo plantean así todavía no han llegado a la autoliberación de su conciencia y a ser un hombre completo. (Al final, ella acaba aplaudiendo).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión