Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

arte

Pilar Ortega: la ceramista y actriz aragonesa que trabajó con Berlanga

Colaboraron en ‘La vaquilla’, ‘Todos a la cárcel’ y ‘París-Tombuctú’, y el cineasta valenciano la visitó en Jaulín, localidad zaragozana donde ella desplegó una intensa actividad cultural.

Jaulín, 1999: Luis García Berlanga, Pilar Ortega y Pilar Camón.
Jaulín, 1999: Luis García Berlanga, Pilar Ortega y Pilar Camón.
Archivo Camón

"Pilar Ortega adoraba la cultura. Su padre Orencio Ortega Frisón, ‘Merlín’, le contagió desde niña la pasión por el cine y el teatro. Era una gran lectora y le gustaba mucho la fotografía. Le apasionaban los rodajes; desde las seis de la mañana ya estaba a punto para que la maquillasen. Le interesaba todo". Así retrata Pilar Camón, auxiliar de clínica, a la actriz y ceramista Pilar Ortega (Zaragoza, 1948-Jaulín, Zaragoza, 2015), con la cual se trasladó a vivir en 1997 a Jaulín a la calle del Horno, número 5, al lado mismo del casino donde hablamos y donde la recuerda.

El pasado 21 de junio se cumplía un siglo del nacimiento de Luis García Berlanga (1921-2010) en Valencia. Luis Alegre, Manuel Hidalgo y Juan Hernández Les, y Miguel Ángel Villena, entre otros, han analizado su vida y su filmografía. Y los cuatro, con distinta intensidad, han rastreado los ecos aragoneses en sus películas: su madre era de Rubielos de Mora, sirvió como enfermero en la retaguardia en el frente de Teruel, en Alhama de Aragón rodó ‘Los jueves, milagro’ y en Sos del Rey Católico, ‘La vaquilla’.

Pilar Ortega, en septiembre de 1999, en la presentación de 'París-Tombuctú'.
Pilar Ortega, en septiembre de 1999, en la presentación de 'París-Tombuctú'.
Guillermo Mestre.

De 'La vaquilla a Jaulín'

En esta película aparecía la actriz y ceramista Pilar Ortega, que también intervendría en ‘Todos a la cárcel’, "donde cantaba una jota, muy mal cantada", dice Pilar entre risas, y en la última película del cineasta: ‘París-Tombuctú’ (1999); en su presentación en Zaragoza acompañó al director, a Santiago Segura y a Javier Gurruchaga. Pilar Ortega y Berlanga habían estrechado sus lazos de amistad y de camaradería: además del cine, los unía la pasión y la curiosidad por el erotismo. En esa película también aparecía Pilar Camón. "Yo le dije: “¿Y no me vas a dar ningún papel a mí?”. Le quedaba un papel de madre nudista y lo hice", cuenta Pilar Camón (Andújar, Jaén, 1960).

Pilar Camón y Pilar Ortega dejaron Madrid y se trasladaron a la localidad zaragozana. "Llegamos a Jaulín en 1997. Nos gustó el pueblo y una casa de dos plantas, una para cada una. Pilar era una artista y una mujer inquieta, curiosa, comprometida, amaba la vida y aquí desplegó una intensa actividad cultural", apunta Pilar. El cinéfilo Luis Alegre recuerda: "La colaboración con Berlanga comenzó con ‘La vaquilla’. Siempre que venía a Zaragoza, Pilar estaba con nosotros. En una charla que mantuvimos en la sala Luis Galve, en marzo de 1997, vino también Enrique Gastón con su hija, Violeta. Enrique y Pilar se sentaron juntos, y él le habló de Jaulín". Y la convenció.

Pilar se casó en 1968, se fue a vivir a Madrid, tuvo dos hijos, Pedro y Guillermo, y luego se separó. "Nos conocimos en el Centro Aragonés de Madrid, en el aula de teatro. Un día me llamó y me propuso venir aquí. Yo creo que hablamos un lunes de Semana Santa y que vinimos ya un viernes, de 1997. Así de rápido", dice Pilar Camón.

Pilar Ortega y Berlanga se habían conocido en ‘La vaquilla’, donde ella tenía un pequeño papel, y donde su hijo Guillermo García-Ramos fue figurante; hoy es cineasta, y colaboró con Berlanga en sus últimos proyectos y asumió la voz de narrador de ‘Por la gracia de Luis’, el documental que le dedicó García Sánchez. "Pilar Ortega, que era una estupenda ceramista y había expuesto en diversos lugares de España, presentó en Madrid un proyecto centrado en el sadomasoquismo. Berlanga acudió a verla y le compró dos obras", agrega Pilar.

Ya instaladas en Jaulín, no les iban a faltar cosas qué hacer. "Pilar era actriz, le gustaba su oficio y lo daba todo, pero yo creo que en el fondo le gustaba más estar detrás, dirigir a los actores. Solo actuaba cuando se caía un actor". Pilar se implicó en la creación de la compañía de teatro aficionado A. C. Xaulín, que debutó en el verano de 1998 con varios entremeses de Cervantes, y luego haría piezas de Jardiel Poncela o ‘Tres sombreros de copa’ de Mihura.

[[[HA REDACCION]]]thumbnail_1fdada8d-9757-4f55-a7da-29558633da97.jpg
[[[HA REDACCION]]]thumbnail_1fdada8d-9757-4f55-a7da-29558633da97.jpg
Archivo Pilar Camón.

Activismo cultural

"La compañía estaba formada por los jóvenes del pueblo. Yo hacía las labores de producción y de apoyo, y Pilar dirigía; trabajó mucho. Los jóvenes nos llamaron para montar una compañía para recoger fondos para las fiestas. Así empezamos, pero luego recorrimos muchos lugares de Aragón. Pilar colaboró no solo en el teatro, sino también en la galería La Casa Azul y en la organización de la biblioteca. A la vez hacía sus piezas de cerámica, tan personales: creó series sobre los personajes de las Pinturas Negras de Goya, sobre candelabros, sobre el sadomasoquismo. Berlanga estuvo en Jaulín dos veces. Fue pregonera e iba a serlo, de nuevo, el año que murió en 2015", agrega.

Santiago Segura, Javier Gurruchaga, Pilar Ortega y Luis García Berlanga, en Zaragoza, en septiembre de 1999, durante la presentación de 'París-Tombuctú'.
Santiago Segura, Javier Gurruchaga, Pilar Ortega y Luis García Berlanga, en Zaragoza, en septiembre de 1999, durante la presentación de 'París-Tombuctú'.
Guillermo Mestre.

Una bicicleta que descendía la cuesta del casino la arrolló ante su casa y la derribó contra el suelo. Se golpeó en la cabeza. Vino un helicóptero, que no pudo recoger su cuerpo porque la calle era estrecha, y la llevaron en una ambulancia. Fue un 24 de julio de 2015. "Al día siguiente certificaron su muerte", concluye con el alma en vilo Pilar Camón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión