Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Alberto Cobos: "Se usaron las huellas de dinosaurios para trampas de aves"

Tras 22 años en el organigrama, Alberto Cobos ha sido nombrado nuevo director del Conjunto Paleontológico-Dinópolis.

Alberto Cobos, optimista con el futuro de Dinópolis Teruel.
Alberto Cobos, optimista con el futuro de Dinópolis Teruel.
Jorge Escudero

¿Siempre tuvo claro que quería estudiar Ciencias Geológicas?

Siempre. Desde pequeño me gustaban los minerales y los fósiles, por lo que poco a poco fui entrando en el mundo haciendo de una afición mi profesión. He tenido mucha suerte.

Seguro que tuvo que sufrir al típico agorero de turno que le decía que no iba a tener salidas laborales.

Por supuesto, pero al final es apostar por hacer algo que a uno le gusta, puede que lo consigas o puede que no, pero hay que intentar que la vida te vaya derivando por esos caminos, si bien durante todo ese tiempo ha habido que trabajar de todo hasta llegar a dedicarte a lo que realmente quieres.

Nacido y formado en Baracaldo (Vizcaya), pero vinculado a Dinópolis desde sus origenes.

El grado está en Leioa (Vizcaya) y de ahí salí para el Proyecto Dinópolis con 29 años. Hubo una primera etapa donde fui a una excavación en Estados Unidos, luego con el CEEI de Zaragoza empezamos a ser parte del discurso museográfico que iba a haber en Dinópolis, a montar réplicas de Tyrannosaurus, Brachiosaurus…

¿El País Vasco no tiene los restos paleontológicos que tiene Teruel?

No, hay algún resto de dinosaurio, pero muy aislado. Por edad geológica le corresponde, pero eran de ambientes marinos, no continentales.

Tras 22 años por la provincia… ¿le gusta vivir en Teruel?

No solamente me gusta la ciudad, sino que también todo lo que hay a 50 kilómetros alrededor de Teruel. Ya por mi trabajo o por afición, estoy casi todos los fines de semana por algún pueblo, me encanta la provincia de Teruel y creo que tiene un gran potencial.

¿Cuál ha sido su hallazgo favorito?

Ha habido varios, pero por repercusión mundial diría el Turiasaurus riodevensis que descubrimos en 2003 y que divulgamos en la prestigiosa revista Science. Encontramos cientos de esquirlas y trozos de huesos en un antiguo campo de cultivo. Fuimos excavando los huesos de ese dinosaurio gigante para describir lo que sería un nuevo género y especie de los dinosaurios, un hito que hemos ido expandiendo por el mundo.

¿Qué va a aportar Alberto Cobos a partir de ahora a la Fundación Dinópolis?

Como poco seguir aportando lo que estamos haciendo hasta ahora, a través de un equipo que se esfuerza diariamente para que la paleontología sea el buque insignia de gran parte de la provincia de Teruel. También avanzaremos en el encargo del Gobierno para que se instale aquí un centro nacional de I+D+I sobre paleontología de dinosaurios con repercusión mundial.

¿Se seguirá "metiendo en el barro" de las excavaciones o su nuevo puesto puesto es más de traje y despacho?

Nunca he sido mucho de traje y despacho, aunque de todo habrá, y más con este nuevo puesto. De todas formas, la cabra siempre tira al monte.

Cuéntenos alguna anécdota curiosa de todos estos años que lleva en la Fundación Dinópolis.

Ha habido muchas, desde encontrar huesos de dinosaurio en antiguos muros o los usos que daban los vecinos a los restos arqueólogicos sin ser conscientes de lo que tenían. Por ejemplo, en El Castellar, se usaron las huellas de dinosaurios para trampas de aves o las personas aprovechaban el gran tamaño que tenían para echar de comer ahí a las gallinas.

Y los granjeros, sin saberlo, les ayudaron a descubrir icnitas.

En algún caso algo similar sí, pero de los más de 32.000 fósiles que hemos recuperado, el 90% han sido descubrimientos realizados por los científicos.

¿Una vida ligada a los dinosaurios como aspiración del resto de su vida?

En el futuro no sé qué pasará, pero científicamente espero que sea ligado a los dinosaurios, a Dinópolis y a la provincia de Teruel.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión