Ocio y Cultura
Suscríbete

homenaje

"Celebramos la vida, que es el legado de Pau Donés"

Los artistas invitados al concierto de homenaje al líder de Jarabe de Palo agradecieron el "regalo" de poder cantar algunos de sus temas clásicos "en un lugar mágico".

Pruebas de sonido antes del concierto de homenaje al líder de Jarabe de Palo en Montanuy
Pruebas de sonido antes del concierto de homenaje al líder de Jarabe de Palo en Montanuy
Verónica Lacasa

"Celebramos la vida, que es lo que Pau nos ha dejado como legado". Esta reflexión del oscense Raúl Usieto, Pecker, resumió el sentimiento de todos los artistas invitados que ayer se subieron al escenario del Festival Sonna de la DPH para homenajear a Pau Donés en Montanuy, el pueblo de su familia.

La Mari, de Chambao reconoció que era una noche con una mezcla de emociones, «por un lado de nostalgia aunque también tenemos todos una sonrisa en la cara porque es un gesto precioso hacia la familia». Además, destacó la magia del lugar «porque es muy de Pau, una persona que vivía en el amor, en la música, en el buen hacer y que hacía muy sencillo todo lo que parecía complicado», recordó.

Pecker solo tenía palabras de agradecimiento «por invitarme a cantar estas canciones tan bonitas, tan memorables, tan optimistas, tan positivas, que es algo que yo he defendido siempre con mi música». Compartió una curiosa anécdota con Pau Donés en un concierto en 2004 en Lérida, ya que el dueño de la sala Pentagrama, Chema, le invitó a cenar y luego le pidió que le teloneara. «Y Pau, que era un tío increíblemente generoso, no solo cantó tres temas sino que me tuvo que dejar su guitarra por un problema que tuve».

Para la zaragozana Elem, subirse al escenario de Montanuy también fue un «regalazo súper emocionante» por poder rendirle tributo a Pau, «porque aparte del legado que nos ha dejado en la música con clásicos que no caducan, a mí personalmente me ha dejado también una gran lección de vida y un montón de valores con su historia de superación».

Bernat (de frente, con camisa de cuadros), hermano de Pau, charlando con unos asistentes.
Bernat (de frente, con camisa de cuadros), hermano de Pau, charlando con unos asistentes.
Verónica Lacasa

Travis Birds reconoció que «alucinó» cuando le plantearon la iniciativa y que pensaran en ella para participar en ella «cuando hay tantos otros artistas que dirían sí enseguida». Además, se sintió «muy afortunada porque en un sitio así no se toca todos los días». Esta joven cantante de 31 años confesó que se ha criado con la música de Pau Donés «y estoy segura de que lo que escuchas de pequeño es lo que más te influye después». De hecho, dijo que recuerda perfectamente la primera vez que escuchó ‘Depende’ en un cumpleaños «y fue un momento de abstracción total porque la canción engancha muchísimo».

Mientras, Marinah, de Ojos de Brujo, recibió la llamada de la invitación precisamente en Formentera, muy cerca de donde vivía Pau. «Con él compartía el amor a esa isla y también a la música cubana», afirmó, por lo que se sentía muy cercana a él «porque era un ser maravilloso», por lo que agradeció la oportunidad «de estar aquí recordándole y haciendo música en un entorno natural como este, que es realmente maravilloso y que me recuerda un poco al festival Pirineos Sur que te deja con la boca abierta al llegar».

"Este concierto es un lujo
y mi hermano estaría encantado"

"Para la familia es un día complicado porque no acabas de cerrar nunca las heridas ya que siempre hay algún homenaje, pero también es un lujo que toque la banda y tantos artistas invitados aquí en Montanuy, que para nosotros es nuestra casa". Son palabras de Bernat, uno de los tres hermanos de Pau Donés, que ayer no se quiso perder un concierto «tan emotivo y hermoso». De hecho, aseguró que su hermano estaría «encantado» y que será «un buen recuerdo para siempre» por lo que mostró su agradecimiento a la Diputación de Huesca.

Su familia siempre tuvo una estrecha vinculación con Montanuy. Y es que aunque vivían en Barcelona, en vacaciones y en puentes festivos regresaban al pueblo de su padre. «En verano, cuando éramos pequeños, uno de los cuatro hermanos siempre venía a ayudar a los tíos con los animales. Por eso, hemos trabajado aquí mucho en el campo y hemos tenido muchísimo vínculo con esta zona porque nos sentimos muy de Montanuy y aragoneses y catalanes», explicó. De hecho, el propio Bernat se trasladó a vivir al cercano pueblo de Pont de Suert y Pau tenía planes para hacerse una casa en Montanuy, casualmente justo enfrente del escenario que se montó ayer en un campo a las afueras del pueblo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión