Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ARTE. OCIO Y CULTURA

Barbastro: No están todos los que son, pero sí son todos los que están

La sala de la UNED de Barbastro acoge, en 'En la sala', 30 años de Manifestaciones Artísticas y una parte de la colección de arte contemporáneo

'En la sala', 30 años de arte en la sala de la UNED de Barbastro.
Aspecto del interior de la sala.
Antonio Latorre.

La Sala de exposiciones de la UNED de Barbastro acoge, bajo el título 'En la sala' 30 años de Manifestaciones Artísticas, parte de la colección de arte contemporáneo que ha ido atesorando durante estos últimos años.

Me permito recomendarles encarecidamente que visiten esta exposición por varias razones.

La primera de ellas por su calidad. La selección realizada por Clara Abós es muy loable y el montaje, como nos tiene acostumbrados, exquisito. Posiblemente los fondos de la UNED dan par otra muestra igualmente destacable.

En esta exposición podemos apreciar las distintas tendencias presentes en el arte de estos últimos años. Además de artistas locales en activo siempre estimulantes, como Miguel Ángel Encuentra, José Noguero o Lino Bielsa, podemos disfrutar también de un estupendo óleo de Francisco Zueras, Sinfonía Olivarera, o de las maravillosas linografías de Katia Acín, tan esquemáticas y esenciales. Un ejemplo excelente de postimpresionismo es la pintura de Vicente Pascual Rodrigo, pura poesía, que nos recuerda a Monet.

El arte abstracto esta muy representado. Desde la obra de Martinez Tendero de los 80, un semiabstracto en tonos medios, hasta el abstracto liviano y matérico de Romá Vallés, pasando por el abstracto-collage, maravilloso, de Piedad Gallifa, la pieza en papel de Miguel Mainar o la mezcla de abstracto y figuración de la obra de Carrera Blecua.

El hiperrealismo se materializa en la tela de Eugenio Ocaña, 'El jugador de ajedrez'. Al realismo podemos adscribir la obra, sin duda inspirada en Hooper, de Pepe Cerdá, 'Gasolinera', o la de Fernando Martín Godoy, 'Carretera', así como, 'Casas', de Eduardo lozano, la pintura de contornos de Jan Van Eden o la marina de Joep Mijsbergen. La abstracción geométrica es patente en la inefable obra de Roberto Coromina, en la de Julián Gil, en la de Chema Durán, aquí mixturada con el collage o en André Welch en una trama reiterativa. Sin olvidar la obra de Marina Núñez, cibernética pura, y la de Antonio Fernández Alvira, adscrita a nuevos lenguajes y materiales artísticos como el textil. Destacar asimismo el imaginario de Isidro Ferrer siempre inspirador y muy personal. El conceptual de Pep Carrió, 'Pasajeros', o de Gema Rupérez en la escalera entre las dos salas, donde continúa la muestra. También en las escaleras una excelente obra, con ecos surrealistas, de Alejandra Freyman. O las interesantes fotografías 'performativas' de Mapi Rivera, junto a una de mudras de Virginia Espá y la apreciable obra mezcla de pintura y escultura de Santiago Arranz.

'En la sala'. 30 años de arte en la UNED de Barbastro.
Otra perspectiva de la sala de la UNED, donde programa Clara Alós.
Antonio Latorre.

En cuanto a la escultura, la obra naif y constructivista de Antonio Santos, la mínimal y giacomettiana de Eduardo Cajal, la instalativa de Victor Ara, figurativa, con elementos construidos y pigmento azul y el alabastro abstracto de Gerrie Van Dorst componen el espacio.

El video en el que los artistas hablan de arte resulta muy apropiado por lo didáctico, pues cuanta más información se aporta de diferentes visiones más comprensible y enriquecedor resulta para el espectador

Podemos apreciar, en general, una hibridación de tendencias, movimientos, materiales y disciplinas. Algo que resulta muy propio de esta época, a caballo entre dos siglos, donde la mezcla en cualquier ámbito es seña de identidad y característica dominante en el panorama de todas las artes.

El video en el que los artistas hablan de arte resulta muy apropiado por lo didáctico, pues cuanta más información se aporta de diferentes visiones más comprensible y enriquecedor resulta para el espectador. También otro aporte didáctico resulta de la colección de catálogos de estos 30 años que se pueden consultar.

En el bar, fotografías de distinto cariz de la UNED resultan muy ilustrativas y nostálgicas de toda la actividad de estos últimos años y en el trujal anexo no se pierdan los excelentes dibujos de Fernández Alvira.

Siéntanse libres para disfrutar de esta exposición en todos sus aspectos. Cada opinión y cada sentimiento son únicos e irremplazables y, por supuesto, válidos.

Por último me gustaría reseñar que sin la inteligente, acertada y siempre a la vanguardia labor de Carlos Gómez, que ha dirigido desde sus inicios esta institución en Barbastro, nada de esto hubiera sido posible. La ciudad deberá estarle agradecida siempre y yo como amante del arte le digo: "¡Gracias Carlos!".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión