Despliega el menú
Ocio y Cultura

Un segundo joyero para la Virgen

El recorrido por la muestra temporal del museo diocesano saca a la luz grandes piezas de devoción popular

Una exposición temporal es flor de solo unos días, y la que actualmente presenta el Alma Mater Museum de Zaragoza lo es, y posee además una característica que la hace muy especial. Será prácticamente imposible que vuelva a organizarse una muestra de este tipo durante las fechas de las fiestas. ‘El Pilar: devoción y tradición’ reúne dos centenares de piezas procedentes de fondos eclesiales y de las mejores colecciones privadas zaragozanas. El hilo que une todo el conjunto es la devoción por la Virgen del Pilar. Muchas de las piezas que se pueden contemplar participan en ceremonias religiosas, por lo que en fechas como estas no pueden formar parte de exposición alguna; y en cuanto a las piezas privadas, en gran parte joyería y aderezos personales, son los coleccionistas o sus familiares y amigos quienes las llevan estos días, por lo que tampoco se ceden para exposición alguna. La suspensión de los actos ha hecho posible la exposición que, tras inaugurarse el jueves pasado en el museo diocesano, constituye una oportunidad única de ver juntos, por ejemplo, la imagen de la Virgen que procesiona en el Rosario de Cristal y un mantón de Manila del tipo de ‘ala de mosca’ de mitad del siglo XIX.

Según asegura Sergio Blanco, director del Alma Mater Museum y comisario de la exposición, se buscaba «mostrar cómo la imagen de la Virgen, su devoción, ha influido en muchos aspectos de la cultura tradicional y cotidiana aragonesa». El visitante se encuentra, en su recorrido, con trajes típicos, relicarios, medallas, rosas de pecho, rosarios, cruces, escapularios, vírgenes domésticas, antiguas medidas de la Virgen e incluso joyas de luto.

Las piezas se exhiben en el Salón del Trono del museo. Lo primero que sorprende al visitante al entrar en ella son dos recreaciones que ocupan el espacio central: una de una capilla de la Virgen y otra del Rosario de Cristal, con varios maniquíes en los que se ha dispuesto una selección de indumentaria tradicional aragonesa que recorre todas las clases sociales, desde las más humildes a los nobles. Junto a la recreación de la capilla de la Virgen se muestra la pieza más moderna, la corona de oro y piedras preciosas que la Corte de Damas de Honor donó a la Virgen del Pilar en 2002, en el centenario de su fundación.

Rosarios que forman parte de la exposición inaugurada en el Alma Mater Museum
Rosarios que forman parte de la exposición inaugurada en el Alma Mater Museum
Guillermo Mestre

Envolviendo estas dos recreaciones se han dispuesto las vitrinas, llenas de objetos y joyas con la figura de la Virgen del Pilar y que recorren su iconografía desde el siglo XVII hasta nuestros días. Son vitrinas que, al igual que la indumentaria aragonesa que se exhibe, revelan el vigor del coleccionismo aragonés. Coleccionistas y especialistas como Ana Corina Pablo de Buen, Julio Bellido, Pepe Chaín y Chusa Ruiz han atesorado piezas en su colección durante décadas y han prestado algunas de sus joyas más queridas para la muestra.

Como lo que puede verse en las vitrinas son rosarios, colgantes, medallas caladas, collares, rosas de pecho, medallas ‘Roma’, relicarios, cruces de colgar, pendientes, lazos de pecho, sofocantes, pulseras, broches, joyas de luto, peinetas, escapularios, agujas rascamoños y relojes con leontina, entre otros objetos, y todos ellos con imágenes devocionales, el conjunto constituye una especie de segundo joyero de la Virgen. Provisional, eso sí, y no tan rico en piedras preciosas como el del cabildo catedralicio, pero igualmente valioso.

El visitante curioso encontrará numerosas piezas que llamarán su atención, como las populares ‘medidas’ del Pilar, pero en ejemplares del siglo XIX; una talla en madera policromada del mismo periodo que pertenece al Seminario de San Carlos; un anillo y unos pendientes que parecen a juego con la imagen de la Virgen en esmalte; o un rosario en el que las cuentas son pequeñas calaveras talladas en hueso, calaveras que son símbolo de penitentes y ermitaños pero que también son un ‘memento mori’, un recuerdo de lo pasajero de la vida terrenal.

Anillo y pendientes con un esmalte de la Virgen del Pilar
Anillo y pendientes con un esmalte de la Virgen del Pilar
Guillermo Mestre

No hay mucho tiempo para visitar la exposición, que en principio se clausura el 1 de noviembre. El acceso se realiza por la recepción de Alma Mater Museum, y el horario previsto es, de martes a sábado y hoy, 12 de octubre: de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00; los domingos, de 10.00 a 14.00.

La visita a ‘El Pilar: devoción y tradición’ se incluye en el precio de la entrada general del Alma Mater Museum, que es de 3 euros, siendo gratuito el acceso para los niños hasta 7 años, desempleados y sacerdotes diocesanos. Dado el interés que ha suscitado y la situación actual a causa de la pandemia, se recomienda reservar previamente la entrada (976 399488 o info@almamatermuseum.com): el aforo del Salón del Trono se ha restringido, lo que puede generar demoras a la hora de la entrada. Hay pases de 40 personas cada media hora. La exposición cumple estrictamente todas las medidas de seguridad.

También se han organizado talleres para niños de 4 a 7 años (12, 21 y 27 de octubre, de 17.30 a 18.30) con el título de ‘Descubriendo a la Virgen del Pilar’.   

Etiquetas
Comentarios