Despliega el menú
Ocio y Cultura

estilos de vida

Silvia Allure: la 'influencer' zaragozana que solo compra una prenda de ropa al mes

El periodo de reflexión que supuso el confinamiento aceleró una idea que le rondaba: la de reducir al máximo su consumo "compulsivo". Ahora, en su cuenta de instagram muestra cómo sacar partido a lo que ya se tiene.

Silvia Gimeno (Silvia Allure en Instagram), una 'influencer' frugal.
Silvia Gimeno (Silvia Allure en Instagram), una 'influencer' frugal.
Guillermo Mestre

"Hoy me da un poco de pereza influiros", bromeaba hace unos días la 'influencer' Silvia Gimeno en cuenta de Instagram, @silvia_allure. Se lo decía a sus más de 15.000 seguidores, a los que lleva desde hace ocho años mostrando muchos de sus conjuntos diarios, abriéndoles las puertas de su armario casi sin fondo, lleno de prendas de última tendencia. 

La ironía da idea de lo que le ha supuesto 2020 y su pandemia, que tiene al mundo en 'shock' y que a estas alturas parece seguro que cambiará usos y costumbres. Entre ellas, se va ya demostrando, muchas relacionadas con la manera en que consumimos. Hasta el punto de que Silvia ha decidido convertirse en algo así como la 'influencer' inversa dejando de comprar ropa de la manera, piensa que "compulsiva", en que lo hacía para pasar a adquirir 'solo' una prenda al mes.

Para ella es 'solo', aunque reconoce que para otras personas puede ser mucho. Si bien, en su caso es un gran cambio, mucho más profundo de lo que para algunos desde fuera pueda parecer, que surgió del periodo de reflexión que le supuso el confinamiento. Un tiempo, asegura, "en el que me he hecho mayor, he reflexonado profundamente y me he dado cuenta de cosas que son realmente la vida".

En el encierro, cuenta Silvia, "me di cuenta de que tenía mucha ropa que no necesitaba, que era una compradora compulsiva, que siempre quería lo último de lo último, así que decidí darle un giro a todo". Ahora compra "solo lo que realmente necesito". Y lo hace "pensando mucho, procurando que sea intemporal, que me guste, siendo consciente". Porque, admite, "es una vergüenza, pero yo tengo en mi armario cosas sin estrenar".

Entre los motores de su decisión cita otro muy importante que hace tiempo que le rondaba: el medio ambiente. "Me propuse usar menos plásticos, optar por lo reciclable y no por objetos de un solo uso... Y claro, la disminución del consumo de ropa era una opción ineludible".

Desde que se puede salir de casa, Silvia ha comprado cuatro prendas: en abril, mayo, junio y julio. "Y ahora estoy pensando cuál comprarme en agosto". Aunque reconoce que su solitaria compra mensual puede llegar a convertirse en un futuro próximo en otra carga y podría, incluso, renunciar a ella. "No quiero tampoco que se convierta en una obligación".

De momento, Silvia ya nota el ahorro. A las ventajas económicas y pese a lo que pudiera pensarse, añade que su cuenta de Instagram no ha perdido gancho, a su juicio, desde el punto de vista de la moda y el estilo. Es más, piensa que puede resultar más inspiradora puesto que ya no se basa en la pura tendencia "que puede llegar estresar".

Así por ejemplo, Silvia ha optado por mostrar las posibilidades de la única prenda de ropa que se compra al mes a base de muchas combinaciones con otras prendas y complementos que ya tiene.

También, ha creado la etiqueta #yoyalotenía, mediante la que muestra conjuntos que emulan tendencias actuales con prendas que esta 'influencer' ya había adquirido hace tiempo. "¡Ahora me voy de compras en mi propio armario!", dice encantada. Y añade: "La única diferencia es que no digo de qué marca es o dónde me he comprado la ropa, porque al no ser de temporada no se puede comprar".

Silvia recuerda que en las redes sociales también ha recibido alguna crítica por esta decisión. "Hay quien me ha dicho que justo ahora no es un buen momento para dejar de consumir". Pero ella puntualiza que no ha dejado de hacerlo, sino que se trata de una reducción del ritmo.

En estos cuatro meses, Silvia no solo no ha flaqueado en su empeño sino que, por lo menos, pretende extenderlo hasta marzo del año que viene, "para ver qué pasa y qué he aprendido".

Etiquetas
Comentarios