Despliega el menú
Ocio y Cultura

LOS ARTISTAS DE MI MUNDO. ‘ARTES & LETRAS’

Mario Molins, el artista que dialoga con la naturaleza con mimo y respeto

Relato del escultor binefarense que, desde 2006, ha realizado 27 exposiciones individuales, la última en la galería Finestra de Zaragoza

La trayectoria de Mario Molins. Escultor.
Una de las piezas de Marijo Molins.
Archivo García Prats / Mario Molins.

Una compañera del Instituto de Educación Secundaria Màrius Torres de Lérida, donde he trabajado muchos años, me habló de un alumno que destacaba en el arte y que, como encargado de las exposiciones en Fraga, considerara programar una exposición de Mario Molins. Vi los trabajos que hacía y me dije: "Hay que dar posibilidades a los jóvenes", y se programó una exposición en una sala que entonces funcionaba en la población de Fraga, el año 2007. Le ayudó su padre a traer desde Binéfar las obras, las descargaron y Mario las distribuyó en la sala, como si de un bosque se tratara. 

Acudí yo y me enseñó su proyecto. Lo miré y dije: “Esto hay que cambiarlo, esta exposición así no funciona”. Comprendí su decepción y le dije: “Ayúdame a cambiar el montaje”. Colocamos los pedestales y las esculturas como si de una orquesta se tratara, agrupadas de frente al fondo del espacio. Sólo algunas recibían al visitante. Le gustó a Mario Molins el resultado. Sus esculturas eran variadas, en temas y materiales; tenían un punto de iniciación pero apuntaban un futuro. Desde entonces Mario Molins tiene una conexión profesional y de amistad conmigo. He colaborado en muchos de sus proyectos, he comisariado algunas muestras, he escritos textos de presentación y he escrito alguna crítica de arte.

Sin embargo su plástica se fue centrando principalmente en la utilización de maderas de árboles muertos que transforma en esculturas con motosierras de distinto calibre. Olivo, ciprés, almendro, cerezo, roble, acacia, naranjo, pino, álamo, ciruelo, son algunas de las maderas que emplea en sus esculturas. Mario Molins deja que los árboles hablen y después interviene. El artista entiende la escultura relacionada con la naturaleza. Se trata de sensaciones y sentimientos extraídos a partir del lugar, del paisaje. Establece un diálogo, diría que sagrado, con los materiales, ve el potencial de las formas posibles, observa la tensión que se establece dentro de la materia y entre ésta y la acción del artista. El resultado son formas esenciales, libres de anécdotas y diálogos fructíferos entre el artista y el medio. El trabajo de Mario Molins se aproxima a la concepción artística de David Nash, Alberto Carneiro y Guiseppe Penone; También podríamos nombrar su admiración por Chillida y Oteiza.

La trayectoria de Mario Molins. Escultor.
Una de las piezas del artista.
Archivo García Prats / Mario Molins.

Mario Molins tiene el taller en una masía cerca de Binéfar, en el campo, en el medio natural, en diálogo con el paisaje, en contacto con la naturaleza. Allí trabaja y esculpe sus esculturas, con la referida motosierra, con el soplete, con las lijas, con tintes naturales –ha conseguido preparar tintas chinas personalmente-, con partes fundidas en bronce. Sólo con un amor intenso al entorno pueden surgir las esculturas del artista. Una de las intervenciones que destaca el artista son las que ha intervenido 'in situ'. En el campo llevó a cabo una escultura singular; talló e intervino un tronco ya muerto de un olivo centenario. Es una escultura inamovible, está donde creció el olivo y, además, salen nuevos brotes del árbol que evolucionarán y darán olivas. Mayor diálogo con la naturaleza no puede existir. Intervenciones de este tipo pueden evolucionar en un nuevo concepto de 'land art'. 

Mario Molins es objeto de un monólogo en un video titulado 'Mi abuelo es un olivo' en que refleja el amor por la naturaleza que le infundió su abuelo y en agradecimiento el artista le ha plantado un olivo al que cuida con cariño. En Zaragoza, en la rosaleda del Parque José Antonio Labordeta, Molins llevó a cabo una intervención extraordinaria en un ciprés portugués que se había secado, era durante la primavera de 2014 y la operación se llamó 'Catharsis'. Fue una intervención in situ, con andamiaje y protección, que duró un tiempo. Se acompañó de una muestra 'Catharsis en el parque' en el Aula de la Naturaleza con una disposición de jardín oriental, dijéramos que japonés.

Sus exposiciones se extienden por muchas ciudades españolas y alguna en el resto de Europa. Zaragoza, Barcelona, Huesca, Pamplona, Madrid, Bruselas, Monzón, Binéfar, Fraga, León, Buñol, Valencia, son, de momento, algunos de los lugares donde ha mostrado sus obras Mario Molins.

La trayectoria de Mario Molins. Escultor.
Una de las obras del joven escultor.
Archivo García Prats / Mario Molins.
Etiquetas
Comentarios