Despliega el menú
Ocio y Cultura

El entrenador de Adele está encantado con el tesón de su alumna

El divorcio y el cuidado de su hijo Angelo han animado a la cantante a llevar una vida más saludable, sin alcohol ni alimentos procesados.

Carátula del último disco de la cantante Adele.
Carátula del último disco de la cantante Adele.
Adele.com

Adele, que ya ha perdido unos 70 kilos, está irreconocible. ¿Cuál es el secreto de su adelgazamiento exprés? Según ha contado su entrenador personal a la revista 'People', el meollo del cambio de aspecto estriba en que la cantante trabaja todo el espectro muscular y no se limita a fortalecer zonas aisladas de su cuerpo. El artífice en buena medida de la metamorfosis de la intérprete es Peter Geracimo, a quien le traen al pairo los insultos de "gordófobo" que le dedican en las redes sociales sus enemigos. "Lo importante es que comienzo desde el núcleo, y después inicio un trabajo periférico, porque esa es la base para toda la fuerza y el bienestar", explica el instructor.

Geracimo está encantado con su alumna. La artista no desfallece, va a su ritmo y ella misma se pone las metas. En su empeño ha primado más el afán por alcanzar la salud que seguir el canon estético imperante. Si ha hecho un esfuerzo extenuante "no ha sido para vender álbumes, por publicidad o para convertirse en un modelo a seguir. Lo está haciendo por ella misma y por Angelo", el hijo que tiene en común con Simon Konecki.

Por supuesto, Adele jamás habría conseguido la estilizada silueta que exhibe si no fuera por un cambio drástico y radical en su alimentación. Por de pronto sus hábitos nutricionales son espartanos, ha dejado el alcohol y su mentalidad ya no es la misma. De su dieta ha erradicado los alimentos ultraprocesados y superfluos, los cuales han sido sustituidos por productos frescos. En realidad, nada nuevo bajo el sol.

Rebosante de felicidad

Mucho ha tenido que ver para cambiar el chip la separación de su marido, Simon Konecki, hace un año. Tras repartirse 171 millones de dólares, la pareja llegó a un acuerdo para compartir el cuidado de su hijo Angelo. Como la cantante no había hecho separación de bienes en su matrimonio, ha tenido que dar un buen pico de su fortuna a su ex, según publicó en su día el diario británico 'The Times'. Pese al imprevisto, a la compositora le ha sentado de maravilla partir peras, a juzgar por sus imágenes de Instagram, en la que aparece rebosante de felicidad.

Es algo que se puede comprobar fácilmente. El 5 de mayo cumplió 32 años y, como a todo el mundo, la fecha la pilló en pleno confinamiento. Pero para nada su rostro expresaba la huella de estar encerrada entre cuadro paredes. Se la ve pletórica, una mutación en la que ha tenido mucho que ver, según sus allegados, el deseo de ser la mejor madre para Angelo.

No es ningún secreto que Adele no cuidó su salud en exceso. Para mantener su voz a tono recurrió a los esteroides y eso le pasó factura. Ahora se ha debido de prometer a sí misma que esos excesos no se repetirán.

Etiquetas
Comentarios