Despliega el menú
Ocio y Cultura

El covid-19 también inspira al cómic aragonés

Varios autores y autoras han encontrado en las redes sociales la mejor plataforma para retratar gráficamente y con humor sus vivencias personales sobre la pandemia.

Páginas publicadas en la revista El Jueves por la dibujante oscense Mamen Moreu.
Páginas publicadas en la revista El Jueves por la dibujante oscense Mamen Moreu.
Mamen Moreu/El Jueves

La pandemia mundial del Covid-19 ha hecho emerger la creatividad entre los dibujantes aragoneses, demostrando una vez más la buena salud que atraviesa el cómic. Álvaro Ortiz, Mamen Moreu, Sara Soler, Sara Jotabé y Lorenzo Caudevilla son solo cinco de los autores que han encontrado en las redes sociales la mejor plataforma para retratar sus vivencias con mucho humor sobre el coronavirus desde sus confinamientos.

"Las primeras viñetas que publiqué estaban basadas en mi vida, pero me cansé y empecé con una historia sobre las desventuras de un superhéroe disfrazado de murciélago que se queda sin cerveza en casa y que se rodea de personajes con continuas referencias al confinamiento. Llevo casi un mes publicando cuatro páginas cada día y me lo estoy pasando muy bien", explica el zaragozano Álvaro Ortiz, de 36 años. Una trama de tebeo clásico de detectives y superhéroes que se aleja de sus trabajos habituales, plasmados en las novelas gráficas ‘Cenizas’, ‘Murderabilia’ o ‘Rituales’.

Viñetas del cómic del dibujante zaragozano Álvaro Ortiz.
Viñetas del cómic del dibujante zaragozano Álvaro Ortiz.
Álvaro Ortiz

La oscense Mamen Moreu también ha trasladado su particular visión del coronavirus a la página que publica semanalmente en la revista ‘El Jueves’ con sus ya clásicos personajes de Dolores y Lola, una octogenaria y su nieta de 28 años que acaban viviendo juntas por la precaria pensión de la primera y al quedarse en paro la segunda. "Tenía la duda de si se confinaban como yo o continuaba con las historias que ya tenía preparadas desde hace tiempo, y al final opté por la actualidad", cuenta esta dibujante que cree que "es bueno intentar hacer humor en este momento donde algunos días estamos arriba de moral y otros, abajo". La crisis ha paralizado la publicación de su cuarta novela gráfica tras ‘Resaca’, ‘Desastres’ y la recapitulación de ‘Dolores y Lolo’.

Mientras, la dibujante de cómics barbastrense Sara Soler, de 28 años, ha trabajado en estas últimas semanas en dos vertientes diferentes. La primera, publicando viñetas sobre historias de cómo afrontar el confinamiento en la vida diaria. Y la segunda, retratando pequeños comercios de su ciudad natal y también de Barcelona, donde trabaja, a los que iba a comprar antes de esta crisis «y a los que espero volver cuando acabe la cuarentena».

Viñetas de la dibujante barbastrense Sara Soler.
Viñetas de la dibujante barbastrense Sara Soler.
Sara Soler

El ‘músculo’ regional

Además prepara los proyectos de dos novelas gráficas y un álbum ilustrado, uno de ellos para EE. UU. y el resto para editoriales españolas. En su currículum destaca la novela ‘En la oscuridad’ que adaptó la experiencia del periodista Antonio Pampliega durante su secuestro a manos de Al Qaeda.

Por su parte, el diseñador gráfico oscense Lorenzo Caudevilla, de 40 años, combina su teletrabajo en la empresa de videojuegos One Up Games con el cómic ‘La vida interior’, del que va desvelando cada día un episodio. "Siempre había querido hacer uno y, como ahora tenía tiempo al estar en casa, me decidí a dibujarlo en Semana Santa. Y me gustaría seguir subiendo una página diaria hasta que podamos salir de casa", afirma. Lo define como una historieta de estilo europeo, que tiene como hilo conductor el confinamiento y en torno a él se desarrollan las peripecias del personaje principal, físicamente igual que el autor, cuando baja a la calle intentando no tocar nada para evitar contagios, ordena el armario o se toma la temperatura. «Hay temas ligeros y reflexiones más profundas».

Dos episodios del cómic 'La vida interior', del oscense Lorenzo Caudevilla.
Dos episodios del cómic 'La vida interior', del oscense Lorenzo Caudevilla.
Lorenzo Caudevilla

Para la ilustradora zaragozana Sara Jotabé, de 27 años, presidenta de la Asociación Aragonesa de Autores de Cómics, todos estos trabajos son la demostración del músculo que posee este sector y de las "ganas" que tienen los ilustradores de la tierra, "sean grandes o pequeños", de comprometerse también para combatir esta pandemia desde este ámbito cultural. "Yo no puedo hacer mascarillas porque no sé coser, pero sí puedo a lo mejor hacer reír a alguien una vez al día", manifiesta.

Viñetas de la dibujante zaragozana Sara Jotabé.
Viñetas de la dibujante zaragozana Sara Jotabé.
Sara Jotabé

En su caso, la experiencia del covid-19 también le ha inspirado para publicar cada semana unas tiras y dibujos inéditos que abordan "lo absurdo de lo normal" con un toque de humor "porque tengo una filosofía de vida de intentar reírme de las cosas, sobre todo de las que no dependen de mí", apunta Jotabé. Y lo compagina con dos novelas gráficas que esperan que vean la luz "muy pronto" después de ‘Pajas mentales’, ‘Diario de una vida de mierda’ y ‘Diferente’.

Etiquetas
Comentarios