Despliega el menú
Ocio y Cultura

literatura

Vargas Llosa: "La cultura del entretenimiento amenaza la supervivencia de la democracia"

El premio Nobel ha cerrado el ciclo 'Trayectorias' de la Universidad de Zaragoza con una multitudinaria charla sobre la cultura en España. 

Mario Vargas Llosa y Juan Cruz, en la Universidad de Zaragoza.
Mario Vargas Llosa y Juan Cruz, en la Universidad de Zaragoza.
Oliver Duch

Jornada vespertina de altura en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza. La larguísima fila que recorría el interior del edificio hasta la plaza Basilio Paraíso delataba la importancia y la excepcionalidad del evento. Nada más y nada menos que Mario Vargas Llosa, premio Nobel, premio Príncipe de Asturias y premio Cervantes, comparecía para abrochar el ciclo 'Trayectorias', que durante tres años ha invitado a 34 ponentes. 

A sus 83 años, el autor de Arequipa mantiene inquebrantable su férreo compromiso con la literatura, "su vida". Comprende su profesión como un sacerdocio sin fecha de caducidad. "Es una vocación que no se agota. Son muy raros los casos de escritores que dejan de escribir. No será mi caso. Seguiré hasta el fin", indicó.

Su última novela, ‘Tiempos recios’ (Alfaguara), lanzada en octubre, corrobora que mantiene el pulso firme y vibrante. "Escribir, como sucede con la pintura o la música, embarca a la personalidad durante las 24 horas del día. Organizo mis jornadas en función de ese trabajo que es mi vida. La literatura es una llamada a dedicarle toda tu existencia", aseveró.

Ni siquiera una laureada trayectoria ha diluido esa necesidad urgente de escribir. "Seguiría igual sin todos esos premios que me han concedido. De hecho, hay muchos escritores que nunca han recibido los reconocimientos que merecían. Los premios estimulan pero uno no escribe para los premios", reconoció.

Terminadas estas pinceladas de trazo genérico y vocacional, el autor de ‘Pantaleón y las visitadoras’ o ‘La fiesta del Chivo’ abordó una de las preocupaciones que más le inquietan: el choque de trenes entre la cultura audiovisual y la de las ideas. Un pulso desigual a favor de la primera.

"La cultura es fundamental para cualquier sociedad porque forma a los ciudadanos. Si queremos a ciudadanos con espíritu crítico, es imprescindible que la cultura sea rica y representativa de los fenómenos colectivos", introdujo.

Sin embargo, este no es el paisaje que Vargas Llosa avista. "Se está produciendo una confrontación entre la cultura audiovisual que se está imponiendo a la del pensamiento. La primera está marginando a la segunda, que cada vez está más retirada. Paradójicamente estamos en el momento histórico en el que hay más lectores que nunca, pero también es innegable que los libros influyen y representan muy poco, son menos importantes", adujo.

El creador hispano-peruano no escatimó artillería argumental contra este fenómeno tan nocivo. "La televisión, las redes sociales y los teléfonos móviles son un entretenimiento poco intelectual. Eso convierte a las personas en pasivas y resignadas a la realidad. Es un problema muy serio que amenaza a medio y largo plazo la supervivencia de la democracia", denunció.

Etiquetas
Comentarios