Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

El escultor Mario Molins expone su obra en madera en Fraga

La exposición 'El lenguaje de los bosques' resume en una cuarentena de piezas su relación con la naturaleza

Mario Molins.
Mario Molins. Retrato del escultor de Binéfar que exhibe su obra en el palacio de Montcada de Fraga.
Archivo Molins.

Mario Molins, escultor nacido en Binéfar en 1983 y profesional de la enseñanza, presenta en Fraga ‘El lenguaje de los bosques’. La exposición más ambiciosa de su vida. El jueves, 7 de noviembre, su obra ocupó la portada de ‘Artes & Letras’ de HERALDO.

¿Cómo se define: escultor, artista, centinela de los bosques, soñador?

Es difícil definirse uno a sí mismo. Quizás sería un escultor que poda árboles secos para que vuelvan a "rebrotar" como escultura. 

¿De dónde procede su pasión por el arte?

Desde siempre me apasiona el Arte. Me crié en el campo y desde pequeño me ha atraído la relación con el entorno, hasta tal punto que mis juegos de niño eran crear una serie de estructuras y formas en el campo para ver cómo se relacionaban con la tierra, las piedras y los árboles. 

Mario Molins.
Aspecto del montaje de la muestra de Mario Molins.
Archivo Molins.

¿Le ha marcado alguien, existe algún detalle clave que defina u oriente su trayectoria?

Ha habido personas que han marcado mi trayectoria, pero sobre todo una. Mi abuelo con el cual estaba de pequeño en el campo; a su modo fue quien me enseñó a ver el paisaje en el territorio y a trabajar con la Naturaleza a través de los árboles desde el respeto y el amor. Después encontré en la Universidad de Barcelona a personas como Rubén Campo y Joan Valle, maestro de taller y profesor de fundición respectivamente, los cuales ayudaron a liberar el espíritu creador que contenía dentro. Y finalmente el territorio donde crecí y al que volví me guió en la búsqueda de mi naturaleza como escultor. 

¿Decide uno ser artista o es algo que se impone como una llamada del destino o una intensa vocación?

Es más bien una emoción, una fuerza que necesito liberar para/con la Naturaleza. 

Lleva muchos años de trabajo, pese a su juventud, pero esta muestra de Fraga es su exposición más ambiciosa y quizá la más completa. ¿Qué le debe al libro ‘El lenguaje de los bosques’ del poeta Larretxea...?

Como le dije al poeta Hasier Larretxea sobre su libro: “Tus palabras fueron semillas de las que brotaron esculturas". La lectura de su libro fue un catalizador de una búsqueda que llevaba tiempo realizando y provocó que surgiera todo un proyecto poético, sutil y contundente a la vez que desveló los susurros de un bosque que no estamos escuchando.

¿Qué le dicen los bosques, la naturaleza, cuál es su relación con los árboles?

Los Bosques son la manera que tiene la Naturaleza de decirnos que nos ama, aunque nosotros nos empeñemos en mirar hacia otro lado. En cuanto a mi relación con los árboles sólo basta ver el vídeo "Mi abuelo es un olivo" en YouTube para entender qué importantes son los árboles para mí. 

Recuérdenos que maderas usa, qué características tiene…

Uso todo tipo de maderas de árboles muertos y secos que recojo en el territorio. Olivos, cipreses, enebros, hayas, almendros, litoneros, robles, nogales, encinas y pinos forman una exposición donde cada uno de los árboles que recojo los entiendo como únicos e irrepetibles y es por ello que cada obra que ‘brota’ de ellos es como es por que surge del árbol que era. 

Mario Molins.
Una de las obras de Mario Molins en fRGA.
Archivo Mario Molins.

Viendo sus obras uno puede pensar en Francisco Leiro, en Manolo Paz, en Alberto Carneiro, en David Nash… ¿Cómo es, para usted, desde su manera de percibir las cosas, la relación entre paisaje y escultura, entre arte y manufactura?

En mi caso relaciono la escultura con el paisaje desde el concepto de los procesos y desde la relación del elemento natural consigo mismo y con la Naturaleza. De alguna manera uso la "poda conceptual" para devolver la energía y la fuerza a los árboles caídos, devolviéndoles a un estado en el que se encontraban cuando fueron árbol, es decir empleo árboles para representar árboles. 

Dice que, sobre todo, le interesa el proceso. ¿Qué quiere decir?

Me crié en el campo, rodeado de árboles y sembrados, de caminos y de tierra. Desde bien pequeño esto generó en mí una tremenda curiosidad por saber cómo crecía todo, por que sucedía lo que veía en los árboles, como nuestras acciones intervienen el territorio… Esa inquietud fue una semilla, con el tiempo eclosionó y dió lugar al escultor que soy ahora. 

¿Cuál serían sus mensajes? ¿Sus piezas buscan comunicar, transmitir depuración o armonía, un estado de ánimo, qué quiere decir de manera real, alegórica o simbólica?

Busco en el árbol, dentro de él, desvelando su trascendencia, haciendo visible la expresión de su interior en relación con su propia vida, liberando las fuerza que en su interior encuentro. Como anteriormente he nombrado con árboles expreso árboles: árboles que son crecimiento, brote, semilla… conectando con la simiente que todos tenemos plantada en nuestro interior y se activa cada vez que conectamos con la Naturaleza. Es en sí una metáfora de la vida y de nuestro vínculo con la Naturaleza.

¿Cómo trabaja físicamente?

Mi relación con el árbol seco con el que realizare una obra empieza con un viaje al territorio para entender el espacio donde ha nacido, ha crecido y ha muerto el árbol. 

Lo llevo a mi taller y después de entender cómo ha crecido lo intervengo directamente con la motosierra, liberando su fuerza a través de sutiles cortes que desvelan su interior.

Algunas obras las tiño con tinta china, realizada a partir el hollín de maderas, adquiriendo tonalidad negra ya que permiten tomar conciencia de la parte oculta del árbol.

¿No es melancólica su obra, una especie de recuperación de tradiciones y oficios de otro momento?

Quizás la vinculación desde pequeño con el campo, el nexo de mi manera de trabajar la madera con la poda puede percibirse como un vínculo con la agricultura, pero más allá de todo ello queda la voluntad de aquel ser humano que miraba a la Naturaleza con amor y devoción y centro de todo y sus actos estaban alineados con ésta.

-Es muy emocionante y bello su vídeo ‘Mi abuelo es un olivo’. ¿Qué le debe a su abuelo?

Le debo haber aprendido a mirar al territorio y ver el paisaje. Él me enseñó a podar, yo entendí esa poda como un proceso de cuidado de los árboles y se ha convertido en mucho más que eso, mediante la poda sigo cuidando con el mismo amor y cariño el olivo en el que se transformó mi abuelo cuando falleció.

LA FICHA

‘El lenguaje de los bosques’. Mario Molins. Comisariado: Alejandro J. Ratia. Palacio Montcada. Fraga (Huesca). Del 3 de octubre al 15 de diciembre. 

Etiquetas
Comentarios