Despliega el menú
Ocio y Cultura

zaragoza

Believe in Art premia y da voz a los rostros invisibles

El fotoperiodista Gervasio Sánchez y la Fundación de Esclerosis Múltiple recibieron los galardones Corazón de Oro

Premios Believe in Art en Zaragoza: Marisa Vela, Gervasio Sánchez, Pilar Aguilar y Beatriz Lucea, en el café cabaret El Plata.
Premios Believe in Art en Zaragoza: Marisa Vela, Gervasio Sánchez, Pilar Aguilar y Beatriz Lucea, en el café cabaret El Plata.
Jorge Garrido

Las paredes blancas y vacías de los hospitales aragoneses cada vez se están llenando de más color y de historias capaces de hacer sonreír a decenas de niños. Todo ello gracias al trabajo de la asociación Believe in Art, que desde hace seis años, con la colaboración de numerosos voluntarios, transforma las habitaciones en auténticas obras de arte.

Esta labor congregó este martes por la noche a más de 300 invitados en el café cabaret El Plata de Zaragoza, donde se brindó por el trabajo realizado y por el que está por venir y se aprovechó para dar las gracias por los apoyos recibidos. Lo hizo Beatriz Lucea, una de las impulsoras de esta ONG junto a María Luisa Grau, durante la entrega de los II Premios Corazón de Oro.

Una de las singularidades de estos galardones es que las candidaturas las proponen sus voluntarios. En esta edición ha habido un empate que finalmente no se ha deshecho, así que el fotoperiodista colaborador de HERALDO, Gervasio Sánchez, y la Fundación Aragonesa de Esclerosis Múltiple (Fadema) recibieron las distinciones.

La velada estuvo muy animada. Y es que el presentador, Adrián Buenaventura, director del programa ‘Aragoneses por el mundo’, dio mucho juego. El entorno pedía una gala un poco gamberra, platesca y desenfadada, y él cumplió a la perfección con el guión. Hizo guiños al Plata y a la situación política que vive España. Además, su condición de hombre-orquesta, capaz de hacer volar la imaginación del público, la transformó en magia, canciones e imitaciones.

Entre medias se conoció que Believe in Art ha realizado más de 80 actuaciones en hospitales y que su trabajo ha traspasado la frontera de Aragón llegando a un centro sanitario de Elche. "También estamos en la unidad de Pediatría del hospital San Jorge y en el Obispo Polanco de Teruel, además de que seguimos en Alcañiz", explicó Beatriz Lucea.

"El arte funciona como terapia"

Igualmente, desveló que "se están abriendo nuevas oportunidades alrededor de la salud mental; en muchos hospitales se han dado cuenta de que el arte funciona muy bien como terapia y estamos encantados de colaborar2.

Los dos premiados tuvieron su cuota de protagonismo durante el evento. El fotógrafo José Garrido le entregó a Gervasio Sánchez un "merecido" corazón de alabastro y oro de la escultora Leyre Moreno. "El mejor regalo que puedo haceros es agradecer vuestra labor -dijo-; estoy sorprendido de la ilusión con la que los pequeños enfermos viven en esas habitaciones que les hacen soñar con un mundo mejo"». Sobre el escenario se reconoció su capacidad para "dar voz a los invisibles y remover conciencias ante problemas que desconoceríamos sin su trabajo2.

Pilar Aguilar, miembro del patronato de Fadema, recogió el otro galardón. En este caso también se quiso dar más visibilidad a una enfermedad como la esclerosis múltiple. "Después de muchos años -aseguró- seguimos en ese empeño y en el de mejorar la calidad de vida de las personas afectadas gracias al esfuerzo de un gran equipo de profesionales socio sanitarios".

En la fiesta se dejaron ver políticos como las consejeras Pilar Ventura y Maru Díaz; la directora general de Cultura Marisancho Menjón; la exdirectora de la Unidad de Calidad Asistencial y Atención al Paciente del Servet e impulsora de Believe in Art, Marisa Vela; el presidente de los jóvenes empresarios, Peter Lozano, así como numerosos artistas y casi todos los voluntarios.

Mumsa DJ y el coro Amici Musicae Juvenil pusieron las notas musicales de la velada. Y hasta fueron cómplices improvisados de un concurso, ‘Tu coro me suena’, en el que tres invitados tuvieron que adivinar la canción que estaban tocando. Lo dicho, una fiesta por todo lo alto.

Etiquetas
Comentarios