Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

Antonio G. Iturbe vende en 23 países 500.000 libros de la niña judía Dita Kraus

Planeta, que publicó ‘La bibliotecaria de Auschwitz’ en 2012, lanza una nueva edición de la novela, ampliada y actualizada. "El libro surgió como las mejores cosas de la vida, porque no lo esperaba. Y hallé, viva, a la protagonista", dice el autor aragonés

Antonio G. Iturbe
Antonio G. Iturbe nació en Zaragoza, se crió en Casetas y emigró a Barcelona con sus padres.
Heraldo/Efe

Antonio G. Iturbe (Zaragoza, 1967) está que no cabe dentro de sí de alegría y de perplejidad: su novela ‘La bibliotecaria de Auschwitz’, publicada en España por Planeta en 2012, alcanza cifras de vértigo. Se ha traducido en 23 países del mundo, ha vendido 500.000 ejemplares y ha recibido cuatro premios internacionales, que se suman al Troa. Libros con valores que recibió concretamente en Zaragoza.

En Estados Unidos, por ejemplo, ha sido editada por Henry Holt, que pertenece al poderoso grupo MacMillan; en Holanda es un auténtico ‘best-seller’ con doce ediciones y en el Reino Unido ha rebasado los 100.000 ejemplares vendidos en cinco meses. Por todo ello, Planeta saca una nueva edición en un cuidado estuche.

Antonio G. Iturbe, nacido en Casetas y emigrado de niño a la Barceloneta, explica: «El libro surge como las mejores cosas de la vida, porque no lo esperaba. Y encontré a Dita Kraus, la niña de 14 años del barracón 31 de Auschwitz que ejercía de bibliotecaria porque no la buscaba. Tengo tan poca imaginación que no se me ocurrió que pudiera estar viva», señala.

Antonio G. Iturbe.
Antonio G. Iturbe ha vendido unos 40.000 ejemplares en España y más de 100.000 en el Reino Unido.
Heraldo/Efe

El autor recuerda que su novela –«Una inolvidable y desgarradora novela», según ‘Publishers Weekly’– apareció en octubre de 2012 con una tirada de 8.000 ejemplares. «No está mal –señala–. Pero nada hacía augurar que siete años después seguiría viva y que se habría traducido a 23 de países. No podía pensar que la fascinación que sentí por que se organizara una minúscula biblioteca de ocho ejemplares en una escuela clandestina, enterrada en el barro de Auschwitz, fuera a interesar en Brasil, Japón, Rusia o Tailandia», indica. Y medita:«Todo esto te hace pensar que por más que se empeñen algunos en levantar muros y trazar líneas entre el nosotros y el vosotros, este es un pequeño planeta en el que los seres humanos nos sobrecogemos y nos emocionamos por las mismas cosas».

Antonio G. Iturbe no ha abandonado a su personaje, Dita Kraus, la bibliotecaria de las piernas delgadas. «Sigue estando muy delgada y es tremendamente enérgica. El 25 de septiembre de este año estuve con ella en Praga. Me llevó a escuchar un concierto de chelo en la Sinagoga de Jerusalem del barrio judío de Praga y, aunque ya hace más de diez años que nos conocemos, me sigue asombrando su entereza, su dignidad imbatible. Pese a los mil golpes que le ha dado la vida, no ha perdido ni su curiosidad ni su sonrisa», añade Iturbe, que es el editor y director de la revista literaria ‘Librújula’, columnista de ‘Culturas’ de ‘La Vanguardia’ y ganador del premio Biblioteca Breve con ‘A cielo abierto’ (Seix Barral, 2017). 

«Una de las mayores satisfacciones es el efecto dominó de la publicación del libro. Cuando empecé a documentarlo –ese fue el hilo que me llevó a Dita Kraus– me costó mucho encontrar la novela escrita por su marido (profesor en el barracón escuela de Auschwitz), Ota B. Kraus, ambientada en ese Bloque 31, titulada ‘The Painted Wall’. Estaba descatalogada y solo Dita vendía desde su casa, a través de una web muy modesta que le hizo su hijo, algunos ejemplares que tenía del abultado invendido editorial de un libro que pasó desapercibido y nunca se reeditó».

Lo que son las cosas. En 2020 Penguin Random House reeditará en inglés ‘The Painted Wall’. Y también una libro de memorias escrito por la propia Dita sobre su agitada vida: ‘A Delayed Life’. 

Antonio G. Iturbe.
Deetalle de la portada de la reedición de la novela 'La bibliotecaria de Auschwitz'.
Heraldo.

Un libro universal y emotivo

«Se han vendido cerca de 500.000 ejemplares. Eso me hace muy feliz. Alguna gente creerá que ahora vivo en Miami, pared con pared con Julio Iglesias, pero sigo pagando hipoteca religiosamente en mi pueblito. Eso sí, lo que llega, en cariño de los lectores y en liquidaciones, es una bendición», dice el aragonés.

Calificada por el escritor y crítico Sergio Vila-Sanjuán como «un libro universal, emotivo y absorbente que apela a todas las conciencias», ‘La bibliotecaria de Auschwitz’ narra cómo se organiza, de modo secreto, una improvisada escuela que contaba con una modesta biblioteca compuesta por ocho títulos, y el modo en que su bibliotecaria adolescente, de 14 años, lograba ocultar los libros. «Los protagonistas de esta novela, inspirada en la realidad y en un drama auténtico, arriesgaron su existencia para que los niños de Auschwitz contaran con escuela y sus propios libros». Además de Dita, está el instructor de deportes Fredy Hirsch, que enseñó a su joven amiga a ser valerosa; está Rudi Rosenberg, un interno eslovaco que ocupó el puesto de registrador y que soñaba con fugarse.

Y por ahí, con su aspecto siniestro y su mirada heladora, andaba Joseph Mengele. Se dice en la novela: «La presencia de los libros era un vestigio de tiempos menos lúgubres, más benignos, cuando las palabras sonaban más fuertes que las ametralladoras».

Etiquetas
Comentarios