Despliega el menú
Ocio y Cultura

Aladrén renueva su apuesta por el arte contemporáneo en su Ababol Festival

Alegría y Piñero, Raúl Hevia y Alejandro Gambin elaboran ya las obras que presentarán el domingo

Alegría y Piñero, Raúl Hevia y Alejandro Gambin, en Aladrén
Alegría y Piñero, Raúl Hevia y Alejandro Gambin, en Aladrén
Heraldo

Los artistas Raúl Hevia, Alejandro Gambin y el dúo Alegría y Piñero recorrían ayer las calles de la localidad zaragozana de Aladrén y empezaban a interactuar con algunos de sus doce vecinos: había nacido la tercera edición del Ababol Festival, una cita que busca fomentar el turismo cultural en una zona ‘vacía’ o ‘vaciada’ de Aragón, según se prefiera, y que se autodefine como Festival de Arte Público, Memoria y Despoblación. La cita está coordinada por otra artista, la aragonesa Gema Rupérez.

«No fue una idea mía –señala–. El Ababol Festival se le ocurrió a la alcaldesa de Aladrén, Marta Blanco, que quería atraer al turismo cultural de calidad. Yo abracé su iniciativa porque el arte contemporáneo necesita tratar temas como la memoria o la despoblación. Y ya estamos en la tercera edición, con el festival cogiendo forma y asentándose».

Esta tercera edición ha recibido 41 propuestas de artistas de México, Venezuela, Uruguay, Chile, Polonia, Italia y España. Un jurado integrado por Gema Rupérez, Alba Braza (productora cultural especializada en el comisariado de exposiciones y la mediación artística) y Emma Brasó (historiadora del arte y comisaria) se ha ocupado de elegir las tres propuestas que finalmente se realizarán en Aladrén.

«Este no es un festival en el que los artistas vienen, dejan una obra y se van –subraya Gema Rupérez–. Desde el principio hemos tenido muy claro que no queremos generar un pueblo de cartón piedra. El festival tiene una temática concreta, y al final se eligen aquellas propuestas que vemos más acordes, las más adecuadas al tema y al espacio en el que se van a ubicar».

Las tres intervenciones, que estarán totalmente terminadas el domingo, van a transformar el pueblo en un espacio de convivencia entre el arte contemporáneo, la arquitectura, el entorno y sus habitantes. Además, ese espacio va creciendo con las sucesivas ediciones del festival, ya que sus obras se sumarán a las seis ya existentes, fruto de las dos ediciones anteriores, como las fotografías en lona de Abel Jaramillo, las escaleras de color de Khairi Jemli, o la escultura de Tamara Arroyo, que están convirtiendo el pueblo de Aladrén en un espacio de arte contemporáneo al aire libre. Y todo ello sin romper el entorno o la comunidad, ya que una de las características de los proyectos seleccionados es que deben mostrar equilibrio, diálogo e integración con el entorno.

El festival llega a Aladrén, como suele ser habitual, con actividades culturales complementarias. A lo largo de toda la semana se realizarán visitas por las diferentes ubicaciones de trabajo de los artistas y se celebrarán dos actividades. El viernes 27 de septiembre está programada la proyección del documental ‘Soñando un lugar’. En él, Alfonso Kint presenta el proceso de abandonar la gran ciudad e instalarse en el pueblo, en el que ha estado inmerso durante siete años. La cinta ofrece una visión diferente sobre el presente de los pequeños pueblos y sus inmensas posibilidades.

El sábado, 28, se celebrará una mesa redonda sobre el tema de ‘Arte, memoria y despoblación’. La mesa redonda, pues, se centrará en los tres conceptos en los que se enmarca el festival. En ella participarán expertos en gestión cultural, documentación e historia del arte.

El mismo sábado, a las 20.00, terminará la jornada con varios conciertos y el domingo, a las 12.00, se realizará el tradicional pasacalles para visitar el resultado final de los proyectos.

Toda la información del festival se puede consultar en www.ababolfestival.com

Etiquetas
Comentarios