Despliega el menú
Ocio y Cultura

cultura

Yolanda Polo: "Aragón debe reivindicar la figura de Ramón y Cajal"

La vicerrectora de la Universidad de Zaragoza repasa la muestra que sobre el Premio Nobel aragonés se abrirá el próximo día 7 de octubre.

Yolanda Polo
Yolanda Polo
Oliver Duch

Hay nombres cuya simple pronunciación lo define todo, que no necesitan glosas: Santiago Ramón y Cajal.

Estamos hablando de un aragonés universal, de todo un Premio Nobel formado en la Universidad de Zaragoza. Desde que el rector, José Antonio Mayoral, me ofreció hacerme cargo del Vicerrectorado de Cultura y Proyección Social, tenía claro que era un privilegio poder reunir a cuantas figuras aragonesas pudiéramos. Ramón y Cajal lo aglutina todo para llenar una muestra que plasme su inmensa obra. Se desarrollará en el Paraninfo desde el 7 de octubre hasta el 31 de enero.

Severo Ochoa, el otro Nobel científico español, afirmó que la ciencia en España sin Cajal podía considerarse nula...

Nada rebatiré yo a Ochoa… (sonríe). Por todas estas razones, coincidiendo los 150 años del ingreso de Ramón y Cajal en el curso preparatorio para la universidad en Zaragoza, hemos organizado esta exposición. Será comisariada por los investigadores José María Serrano y Alberto Jiménez Schuhmacher. Es complejo reunir toda la documentación posible sobre el hombre que consiguió el Premio Nobel de Medicina de 1906.

Ramón y Cajal es universal, y aragonés hasta la médula.

Como Goya, como Buñuel… Cajal siempre proclamó su condición de aragonés. También consideró la Universidad de Zaragoza como "mi venerable alma máter". Su padre, Justo, y su madre, Antonia, eran de Larrés. Tuvieron que ir a Petilla (Navarra), donde nació Santiago; pero enseguida volvió otra vez a Aragón. Habla de Zaragoza y de Aragón con un cariño inmenso.

Su padre también fue médico.

Justo se doctoró en Medicina en 1858. Era médico rural. Ejerció en Luna, Valpalmas y Ayerbe, hasta que fue a Huesca. Toda su familia también era aragonesa. Su mujer, Silveria, de Zaragoza. Y de sus siete hijos, algunos nacieron en Aragón. En Zaragoza residió 15 años, pero siempre estuvo muy vinculado, pues su hermano Pedro era catedrático de esta universidad.

Hay una placa en la calle de Méndez Núñez donde reza que allí moró el genio…

Así es. Pero estimo que en Zaragoza deberíamos hacer un mayor esfuerzo por recordar los lugares en que estuvo. Cajal ha dado mucho a la Universidad, a Zaragoza, a Aragón, a España. Vamos a llenar para la muestra por primera vez cuatro salas del Paraninfo y la biblioteca, donde se presentarán las primeras ediciones de sus libros.

Dice bien, sus libros. Hay un Ramón y Cajal escritor. Recuerdo que hace diez años, mientras yo miraba a las avutardas en el metro de Madrid, vi en la ventanilla pegado un párrafo de ‘Tónicos de la voluntad’ y me fascinó la sencillez con que estaba escrito. Al lado colgaba el poema ‘Brindis’, de Gerardo Diego, y ni lo leí…

Yo recurro habitualmente a ‘Charlas de café’. Lo utilizaba mucho en el tribunal de tesis o de oposiciones. Sorprende, además, lo bien que pintaba. También fotografiaba, hacía audiovisuales. Era completísimo, algo maravilloso. Sus teorías de hace un siglo sobre el sistema nervioso, sobre las conexiones neuronales, siguen siendo absolutamente válidas.

Raúl Arenal, del Instituto de Nanociencia de Aragón (INA), me confesó anteayer que hallar lo que Ramón y Cajal halló con un microscopio Verick francés, que el propio Cajal compró personalmente a plazos en 1876, solo era propio de un genio.

Fue un adelantado a su tiempo.

¿Por qué nadie hizo nada en todos estos años…?

Ha sido muy doloroso cuando supimos que objetos de Cajal se vendieron en Internet, en el rastro. La parte más importante del legado tiene que salir a la luz. Por eso hace falta un museo. También habría sido ideal la casa donde murió en Madrid, la casa de Alfonso XII. Ahora se están haciendo allí apartamentos de lujo... Cada vez que salgo de Atocha y lo veo, lo paso fatal… Aragón debe reivindicar la figura de Ramón y Cajal. Esa es la razón de esta muestra.

Etiquetas
Comentarios